República Checa da un paso adelante en los derechos de adopción de parejas del mismo sexo

República Checa da un paso adelante en los derechos de adopción de parejas del mismo sexo

A mediados de este año una sentencia del Tribunal Constitucional checo levantaba la prohibición de adoptar niños de forma individual para las personas que conviven en una unión civil convirtiendo la realidad de parejas homosexuales y lesbianas en una excepción en el antiguo bloque soviético. Ahora un proyecto de Ley defendido por el Ministro para los Derechos Humanos y miembro del Partido Socialdemócrata Checo, Jiří Dienstbier, defiende ampliar los derechos de adopción de parejas del mismo sexo.

Según Radio Praga, aunque la propuesta aún tiene que pasar un voto en ambas cámaras,  el Gobierno accedió a dar luz verde a una ley para que las parejas que tengan una unión civil puedan adoptar a sus hijastros: “Se trata de asegurar que el otro miembro de la pareja tenga una estatus legal con el menor. Esto puede facilitar la vida cotidiana”, ha explicado el ministro Dienstbier. Es conocida como la step-child adoption.

Este proyecto de ley permitirá a las parejas acceder a derechos básicos como recoger al menor de la guardería o colegio sin que tenga que haber un consentimiento por escrito del padre biológico o que si muere el progenitor del menor no tendría que vivir en un hogar de acogida: “En cambio podría vivir donde residía hasta entonces. Y hacerlo con alguien que ama al niño y es amada por su padrastro o madrastra”, dice el borrador.

Lo que la nueva normativa no concederá a las parejas del mismo sexo es el derecho general a adoptar sin importar si tienen o no una unión civil registrada. La introducción de la igualdad en los derechos de adopción fue un asunto muy polémico discutido por el anterior gobierno pero, después de que se rechazara en una primera votación, quedó aparcado.

En 2014, el gobierno actual introdujo un nuevo proyecto de ley y en julio de 2016 tuvo que ser interrumpido después de que generara un encendido debate. El voto podría ser rechazado si los democristianos, que están en una coalición con los liberales y el Partido Socialdemócrata, votan en contra.  “Hemos votado en contra del proyecto de ley. Hemos propuesto suspenderlo por ahora pero no ha sido aceptado. Esta propuesta fue aceptada por el gobierno sin nuestros votos, no como un proyecto de la coalición. No estamos obligados a apoyarla en el Parlamento”, ha dicho Paul Bělobrádek, presidente de los democristianos.

La República Checa aprobó las uniones civiles en 2016. A pesar de que no tienen derecho a la adopción conjunta, las parejas del mismo sexo checas siguen luchado con éxito por el derecho a ser reconocidos ambos después de la adopción fuera del país.

Según una encuesta del Pew Research Center de 2013, un 80 % de los checos considera que la sociedad debería aceptar la homosexualidad (en comparación, España tiene un 88 % y Alemania un 87 %; Italia, en cambio, se queda en el 74 %). La República Checa fue, además, el primer país del antiguo bloque comunista en aprobar una ley de uniones civiles en 2006, adelantándose a Hungría, Estonia, Croacia o Eslovenia, donde la situación sociopolítica actual es, sin embargo, mucho más hostil a los derechos LGTB.

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email

Suscríbete
close slider
Suscríbete a nuestro boletín