¿Queremos un Madrid con o sin Orgullo?: Carmena multa con 12.400 euros por exceso de ruido a la Mani 2015

¿Queremos un Madrid con o sin Orgullo?: Carmena multa con 12.400 euros por exceso de ruido a la Mani 2015

«España es conocida mundialmente por el Real Madrid, el Barsa y Chueca. De los dos primeros, nadie pide su exterminio. El Orgullo me importa y me gusta porque es una fiesta divertida en la que todo el mundo participa: LGBT, heteros, gente del barrio, de Madrid, de otros puntos de España y de diversos países que nos visitan en esas fechas. Da gusto ver a familias sanas con sus niños siendo participes en algo lúdico», así describía el Gay Pride madrileño, José Luis Moral, una de las de las más de cinco mil personas que en 2013 se sumaron a la campaña de recogida de firmas en Change.org titulada: Ana Botella, alcaldesa de Madrid: No acabes con la fiesta del Orgullo LGTB de Madrid: ¡Retira la sanción!. Hace dos años se triplicaba la cuantía de las sanciones por ruido al Orgullo Madrid 2013 multando a los empresarios de AEGAL.

Y en 2015 no pudo ser menos. COGAM y FELGTB han expresado su indignación ante un hecho que pone en peligro la imagen de la ciudad como abanderada de la defensa de los derechos LGTB en el mundo. El pasado 2 de junio el Ayuntamiento de Madrid notificó que el recurso presentado no había sido admitido y que las entidades convocantes de la manifestación deben hacer frente a una multa de 12.400 euros por el exceso de decibelios producidos en el escenario de final de la Manifestación del Orgullo LGTB 2015, situado en la plaza de Colón, por incumplimiento de la Ordenanza de Ruido del Ayuntamiento de Madrid vigente desde el año 2011.

Ambas organizaciones consideran que el Ayuntamiento de Madrid debe hacer todo lo que esté en su mano para que la Manifestación Estatal del Orgullo LGTB no corra peligro. “El que se multe a un escenario de una manifestación es un hecho inaudito en España que atenta directamente contra derechos fundamentales como la libertad de expresión o el derecho a reunión”, ha asegurado Jesús Grande, presidente de COGAM.

FELGTB y COGAM, responsables de la celebración de la manifestación y del citado escenario, han mantenido durante el último año reuniones con el Ayuntamiento para intentar evitar que esta situación se repita y para buscar soluciones. “Creemos que la ordenanza de protección acústica que tiene la ciudad supone una mordaza al derecho de manifestación y celebración de ciudadanas y ciudadanos. Lamentamos que el actual consistorio municipal todavía no haya podido hacer nada para evitar estos hechos”, ha explicado Jesús Generelo, presidente de FELGTB.

Se da la paradoja de que el Ayuntamiento de Madrid multa un escenario en el que, entre otros participantes, tuvo el uso de la palabra la propia Alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, saludando a toda la ciudadanía.

COGAM y FELGTB exigen la modificación de la normativa si se quiere garantizar la celebración de eventos como el Orgullo LGTB de Madrid, donde se aglutina un número tan elevado de personas. “Entendemos que las normas tienen que hacerse para adecuar una realidad social a la legal. No podemos silenciar un evento en el que participan cientos de miles de personas de todo el mundo y que tanta riqueza económica y social deja en Madrid, por tanto, el Ayuntamiento tiene que valorar el adaptar la normativa vigente en materia de sonido para grandes eventos”, ha añadido Jesús Grande.

“Madrid debe apostar y garantizar que un evento tan importante para la ciudad no corre peligro. Como organizaciones en defensa de los derechos LGTB nuestro objetivo es continuar manifestándonos en las calles de Madrid, pero no podríamos seguir haciéndolo en las mismas condiciones si tenemos que asumir este tipo de multas”, ha asegurado Jesús Generelo.

Ante esta situación y ante la esperanza por parte de COGAM y FELGTB de que el Ayuntamiento de Madrid pondrá solución a esta situación intolerable antes de que se inicie el Orgullo, la Manifestación Estatal del Orgullo LGTB 2016 continúa adelante según lo previsto y tendrá lugar el próximo 2 de julio. Como os contamos en Loottis, en esta edición tendrá dos lemas.

En 2013, la desorbitada multa no estaba exenta de transfondo político ya que, aparte de la conocida animadversión de Ana Botella hacia el colectivo LGTB, la alcaldesa no aplicaba la norma con la misma rigidez a todos los colectivos que organizan eventos en Madrid. Incluso, la propia Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica prevé en el artículo 19 del capítulo IV la «modificación o suspensión con carácter temporal de los niveles máximos de emisión sonora» cuando se trate de «razones de interés general o de especial significación ciudadana».

Queda en el aire la siguiente pregunta: ¿Alguien se imagina qué pasaría si esta situación que ha creado el Ayuntamiento se diera en las Fallas de Valencia, en los Sanfermines de Pamplona o en la Feria de Abril de Sevilla?.

El Orgullo genera más de 110 millones de euros para la ciudad de Madrid, con un impacto positivo sobre la actividad comercial y hotelera, que alcanza el 100% de ocupación en la semana de celebración, un aumento del 30% del gasto en comercios, la creación de cientos de puestos de trabajo, así como la afluencia masiva de visitantes.

Autor foto portada: Gregorio Reche

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email