Los niños transexuales con familias que les apoyan tienen una buena salud mental

0
1504

¿Os acordáis de Jazz Jennings?. Gracias a ella se visibilizó la transexualidad infantil en EE.UU. En 2014 y 2015 fue nombrada una de las “25 adolescentes más influyentes” por la revista Time. A los seis años decidió, con la ayuda de su familia, emprender oficialmente el cambio de identidad y empezó a dar a conocer su historia. Desde entonces sus vídeos en Youtube tienen una legión de seguidores, lo mismo que su participación en televisión o su defensa de la comunidad LGBT. Jennings salió del anonimato normalizando su realidad, ahora la ciencia desmitifica los problemas mentales asociados a la transexualidad infantil.

Un reciente estudio publicado en la revista Pediatrics realizado por investigadores de la Universidad de Washington (UW) tras realizar una encuesta a los padres de 73 niños transexuales con edades comprendidas entre los 3 años a 12 de edad revela que sus hijos tenían tasas de depresión y de ansiedad similares a otros dos grupos de control: Sus propios hermanos y niños con edades y sexos similares. Según una de sus autoras, la doctora en psicología, Kristina Olson, los resultados cuestionan la fiabilidad de otros estudios que apuntaban que los problemas de salud mental en niños transexuales son inevitables o que ser transexual es en sí mismo es un tipo de trastorno mental.

“El pensamiento siempre ha sido que los niños que no están actuando de acuerdo al género estereotipado están básicamente destinados a tener problemas de salud mental. En nuestro estudio ese no es el caso”, dijo Olson, profesora asistente de psicología de la Universidad de Washington.

La co-autor de este trabajo, Katie McLaughlin, explicó que los hallazgos “muy prometedores porque sugieren que los problemas de salud mental no son inevitables en este grupo y que el apoyo de la familia podrían amortiguar en estos niños la aparición de problemas de salud mental tan comúnmente observados en personas trans”, explicó McLaughlin.

La investigación reveló que los niveles de depresión de los niños transexuales tienen un puntuación de 50,1 de promedio, casi lo mismo que la media nacional que se sitúa en 50. Mientras que sus tasas de ansiedad son del 54,2, sólo ligeramente superior a la media nacional.

“Es difícil ser transexual en el año 2016 en los Estados Unidos. Si los compañeros saben que un menor es transexual, a menudo se burlan de él o de ella. Si los compañeros lo desconocen, tiene que preocuparse de no ser descubierto. No es sorprendente que los niños transexuales tengan un poco más de ansiedad, dado el ambiente normalmente hostil para los niños trans en este momento”, dijo Olsen.

El estudio forma parte del Proyecto TransYouth que dirige la psicóloga Kristina Olson. La iniciativa es la primera a gran escala y transversal que se realiza sobre los niños transexuales en los EE.UU. en el que está involucrados más de 150 niños transexuales y sus familias de unos 25 estados.

Foto de portada: Web de la Asociación de Familias de Menores Transexuales, Chrysallis

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta