La homosexualidad y el Islam: ¿Qué dice el Corán dice sobre las personas gays?

0
11582

Christopher van der Krogt, Profesor de Historia y Estudios Religiosos en la Universidad de Massey, ha escrito un artículo en el diario LGTB inglés, Pink News, donde profundiza en lo que dicen las enseñanzas musulmana sobre la homosexualidad. Ni la Biblia ni el Corán tienen mucho explícitos sobre este tema y lo que dicen se relaciona sólo indirectamente a los debates contemporáneos sobre los derechos de los homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Al igual que los académicos de pre-modernos del derecho y ética, estos libros asumen la heteronormatividad.

Como concepto, la homosexualidad es relativamente reciente, incluso aunque haya muchas pruebas sobre el placer homoerótico en el pasado y sean prácticas ilícitas en términos religiosos. Escrituras y escritores posteriores, por lo general, sólo se referían a actos sexuales particulares y no plantean la cuestión de la orientación sexual en el ámbito personal.

Para los conservadores religiosos tanto musulmanes como cristianos, sin embargo, hacen una referencia despectiva a los actos entre personas del mismo sexo para probar su maldad inherente en todas las circunstancias. Interpretaciones liberales apuntan a consideraciones éticas más amplias, tales como la compasión y la empatía argumentando que las condenas de las escrituras sagradas para cristianos y musulmanes no se aplican a las relaciones de compromiso basada en el amor. Esta perspectiva, sin embargo, es inevitablemente más común entre los creyentes que se ocupan de los derechos humanos, influidos por la teoría de género, y entrenados en los métodos holísticos contextuales y de interpretación.

La homosexualidad en la Biblia
El Levítico 20:13 (cf. 18:22) declara que es abominable para un hombre yacer con otro hombre como con mujer y ambos socios han de ser ejecutados. La posibilidad de que una de las partes haya sido coaccionada no se discute: Ambos están contaminados. Sin embargo, la ofensa no es peor que otros crímenes capitales mencionados en el mismo contexto, como el adulterio o el incesto.

San Pablo consideraba la prohibición de actos sexuales entre hombres o mujeres como violaciones de la ley natural conocida, incluso para los no Judios, al menos si sus mentes no estaban nubladas por la idolatría (Romanos 1: 18-32; 2: 14-16). Parece haber reflejado las ideas contemporáneas de que los hombres deben ser sexualmente asertivos y la mujer pasiva y que la actividad sexual debe ser, al menos, potencialmente procreadora. Nada orientada a la obtención de placer.

Sodoma y sodomía
Para judíos, cristianos y musulmanes por igual, la historia de Sodoma es fundamental para la tradicional condena de la homosexualidad masculina. Tal como se relata en Génesis 19, sin embargo, esto no es una historia sobre el amor o el sexo consentido entre hombres; se trata de la violación y la falta de hospitalidad.

La turba que reúne fuera de la casa de Lot no tiene por qué ser exclusivamente masculina (el plural hebreo anashim puede incluir ambos géneros), y el texto dice todas las edades estaban representadas (Génesis 19: 4, 11). Cuando la multitud exige a los visitantes de Lot, que ofrece a sus dos hijas vírgenes en su lugar, tal vez se considera la violación de sus hijas un mal menor que la violación de sus invitados.

El hecho de que los invitados son hombres no se resalta. Después de que los visitantes  de Lot (ángeles en forma humana) van al rescate de su familia, Dios hace llover fuego y azufre sobre Sodoma, Gomorra y otras ciudades cercanas. En realidad, ya había decidido a castigar a todos estos pueblos y sus habitantes, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, antes de la visita de los ángeles y el intento de violación homosexual (Génesis 18: 16-33).

Cuando la maldad de Sodoma se recuerda en otras partes de la Biblia, no se menciona la homosexualidad. Sin embargo, a pesar de este contexto más amplio, la historia lo interpretó como una condena de la actividad homosexual en cualquier forma.

En el Corán, el término árabe para el coito anal homosexual, liwat, y el cristiano, sodomía,  ambos proviene de la misma ciudad “Sodoma”.

Al igual que en el Génesis, Lot parece discutir con los hombres de Sodoma más de la conveniencia relativa de forzar sexualmente a sus hijas que de sus invitados (11: 78-79; 15: 67-69). Sin embargo, el énfasis está en su condena de desear a los hombres en vez de mujeres (7: 80-81; 26: 165-66; 27:55; 29:29).

En el Corán, Lot dice: “De hecho, se acerca a los hombres con el deseo, en lugar de las mujeres. Más bien, son gente perversa”.

Perspectivas islámicas tradicionales
En el Hadith (miles de historias que registraron las palabras y hechos de Mahoma y sus compañeros que son comparables en autoridad al mismo Corán), existe cierto apoyo a la idea de que los principales delitos de Sodoma eran idolatría y avaricia. Esto condujo a su vez a la falta de hospitalidad y a la violación de los visitantes masculinos. Sin embargo, el Hadith condenan inequívocamente los actos homosexuales masculinos.

El Corán (4:16) exige el castigo no especificado por los hombres culpables de lascivia a menos que se arrepientan. Sin embargo, el Profeta se supone que ha declarado que tanto el activo y el pasivo deben estar sujetos a la misma pena que por Zina (relaciones heterosexuales ilícita, por lo general el adulterio). A saber, la ejecución por lapidación.

El Profeta dijo: “Si encuentras a cualquier persona que hace lo mismo que la gente de Lot, mata al que lo hace, y la persona a quien se hace (38: 4447)”.

Es dudoso que cualquier pasaje del Corán se refiera a actos lésbicos aunque la condena de las mujeres que cometen indecencia (4:15) a veces se lee de esta manera. Unos pocos hadiz advierten a las mujeres que nunca se ven o toquen cuando estén desnudas.

La jurisprudencia islámica tradicional supone estrictos roles de género. El erudito musulmán del siglo XVII, Haskafi, incluye explícitamente al “macho” en su lista de los que un hombre no podía casarse legalmente.

El matrimonio fue entendido en términos jerárquicos, pero aunque un hombre podía tener relaciones sexuales con las mujeres esclavas pero no tenía los mismos derechos sobre los esclavos varones.

Las penas previstas para los actos homosexuales variaban según las diferentes escuelas y académicos islámicos. En cualquier caso, era difícil de alcanzar el nivel requerido por los testimonios oculares. En la práctica, los encuentros homosexuales con prostitutos jóvenes parecen haber sido bastante comunes en las sociedades islámicas. No eran un motivo de preocupación moralista más que otras formas de sexo ilícito.

La reinterpretación de la tradición islámica
Sin llegar a aprobar la homosexualidad, algunos eruditos musulmanes en las sociedades occidentales han reconocido un paralelismo entre la aceptación religiosa y la aceptación social exigida por los homosexuales.

El científico, miembro del partido laborista y presidente de la comunidad musulmana en Nueva, Ashraf Choudary, (fue quien se dio cuenta de que el Corán no insta a la lapidación de los homosexuales) observó que si la ley permite que un grupo minoritario en nuestra sociedad sea discriminado, todas las minorías son vulnerables.

Algunos estudiosos, como el filósofo de Cambridge, Abdal Hakim Murad, han aceptado que una orientación homosexual puede ser innata pero decir eso no hace permisible el sexo homosexual.

Estudiosos como Mehdi Hasan, después de estudiar los temas cuidadosamente, ha llegado a la conclusión de que mientras que no se aprueban los actos homosexuales, no se puede tolerar la homofobia.

Un mensaje similar la tiene Tariq Ramadan, profesor de estudios islámicos contemporáneos en Oxford, cuando visitó Nueva Zelanda dijo: “Los musulmanes tienen que respetarse incluye la aceptación de que la ley permite el matrimonio entre homosexuales”.

El reverendo Dwayne Johnson suelen hablar de religión y de los derechos LGBT en los EE.UU.. El pastor es abiertamente homosexual y considera que “no hay nada de malo sobre la homosexualidad en el Corán, el problema está en cómo la gente lo ha interpretado.  Para los musulmanes en general, como para los cristianos conservadores, los actos homosexuales son pecaminosos. Es difícil ser abiertamente gay o lesbiana en los países predominantemente islámicos, pero en Occidente, incluso hay (pocos) imanes homosexuales”.

Escritores como Scott Kugle tratan de reconciliar la identidad islámica con orientaciones sexuales alternativas . Al igual que sus homólogos judíos y cristianos, que buscan el significado “original” de textos de las escrituras ocultas por generaciones de intérpretes patriarcales y heteronormativos.

También cuestionan la autenticidad de ciertos hadith para volver a abrir los debates relativos al matrimonio “temporal” que no tiene que ser a corto plazo y puede ofrecer un marco alternativo para la cohabitación sin ser un matrimonio formal.

Los homosexuales cristianos (que no los católicos los cuales no han avanzado) han tenido que trabajar duro para obtener unas cuantas medidas de reconocimiento entre sus hermanos en la fe; sus homólogos musulmanes están comenzando esa lucha.

Foto de Nick Duffy del musulmanes marchando en el Pride de Londres

Últimos establecimientos o servicios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta