Khalil Rafati, de vagabundo drogadicto a empresario de éxito: “Un zumo energético me salvó la vida”

Khalil Rafati, de vagabundo drogadicto a empresario de éxito: “Un zumo energético me salvó la vida”

Ganando la batalla a sus demonios personales tras superar años de abuso sexuales y después de recuperar el control de su vida. Hoy os hablamos de un hombre que ha demostrado que su tabla de salvación tiene apariencia de batido energético.

Se llama Khalil Rafati, tiene 46 años, vive en Malibú y es el co-propietario de uno de los bares más saludables y con más glamour de toda la ciudad de la costa oeste. Parece que su vida es perfecta: tiene éxito, buena salud y todo el dinero que cualquiera podría soñar pero lo que hace de su historia única es que fue un vagabundo, vivía en la calle y que estuvo a punto de morir en dos ocasiones.

La primera vez que estuvo cerca de la muerte fue en el año 2001 cuando tuvo que ser atendido por una sobredosis de heroína en una fiesta en Malibú y la segunda fue en el 2002 cuando le dispararon en el baño de un bar por un asunto de drogas.

En su libro “I forgot to die” (“Me olvidé de morir”), Khalil relata la historia de vida. Tuvo una infancia en marcada por los abusos sexual y numerosos problemas con la ley, a la edad adulta.  Encontró alivio consumiendo drogas por la insatisfacción y hastío que sentía con su vida y con sus condiciones de trabajo. Se convirtió en un consumidor habitual primer de marihuana, a lo que le siguió la cocaína, la heroína y la ketamina, fármaco que casi le causa la muerte.

Khalil contó su historia a un periodista del New York Times: “Después de innumerables intentos de mantenerse sobrios, Rafati se desintoxicó definitivamente en junio de 2008”. El empresario define su historia como un milagro: “Toqué fondo. No podía más tiempo excavar para caer más bajo”.

Khalil tomó su desintoxicación con seriedad y dedicación única. Un amigo animó a que probara una dieta más saludable y en 2007 se decidió a empezar a crear sus propios zumos mientras estaba en el proceso de recuperación en el Centro Riviera Recovery. Allí mismo, inventó la bebida de su renacimiento: el zumo “Wolverine”. Una mezcla de plátano, maca, dátiles con polen de abeja y jalea real.

“Lo diseñé para rejuvenecer y fortalecer a los pacientes”, le dice al periodista del New York Times, “Y darles la fuerza necesaria para desintoxicarse durante las primeras etapas de la sobriedad. Es una experiencia bastante brutal, especialmente si estás saliendo después de un largo período de consumo de drogas”, explica el empresario de éxito.

En primer lugar sacó el Wolverine, luego lentamente Khalil incrementó la variedad de zumos y batidos que ofrecía a aquellos que, como él, estaba tratando de desintoxicarse. Se corrió la voz y cada vez más gente quería probar los zumos prodigiosos de Rafati.

Khalil había logrado que los pacientes del centro de rehabilitación mejorasen realmente gracias a su trabajo.

En ese momento, se dio cuenta de que ya era hora de ampliar su producción y llevarlo al siguiente nivel. Con la ayuda de su abogado y de un amigo, logró el sueño de abrir un bar, el Sun Life. Consiguió un préstamo y abrió su primera tienda, que ahora es una de las más glamurosas en Malibu. Entre los clientes habituales estaba Elizabeth Taylor, el cantante de los Red Hot Chili Peppers, Anthony Kiedis o Jeff Bridges. Khalil no ha permitido que su espíritu empresarial oculte las razones que le llevaron a iniciar su empresa. De hecho el lema de su tienda es “El amor sana e inspira”.

Sunlife Organics es ahora una marca real que vende camisetas, bolsas y accesorios junto con 32 diferentes tipos de zumos, bebidas de proteínas, cafés, yogures congelados y envasados ​​para el desayuno.

Los antecedentes culturales Khalil, con raíces cristianas, musulmanas y judías, le dan una espiritualidad única, consuelo para aquellos que deseen estar en el camino hacia la buena salud y para aquellos que simplemente quieren beber algo fresco y nutritivo al final de su paseo.

Es maravilloso y valiente que este hombre haya querido lanzar un mensaje de esperanza para muchas personas. En su Instagram cuelga numerosas fotos en la que se le ve sano y feliz y nadie diría que tuvo un pasado tan triste. Esta claro que el que se lo propone, lo puede conseguir.

Fotos: Instagram de Khalil Rafati

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email

Suscríbete
close slider
Suscríbete a nuestro boletín