Egipto intensifica el terror a los seropositivos

Egipto intensifica el terror a los seropositivos

La policía egipcia desconoce cómo se contagia el VIH. Egipto se vuelve cada vez más inseguro para la comunidad homosexual. A la práctica policial de infiltrarse en la aplicación Grindr abriendo cuentas falsas para geolocalizar y ‘cazar’ a gays se une la vergonzosa absolución en el mes de febrero de la conocida presentadora de una televisión privada, Mona Iraqi, que propició una redada en un presunto hammam gay de El Cairo y retransmitió en directo como 33 hombres fueron arrestados y desfilaron desnudos fuera del establecimiento escoltados por la policía. Los acusados se vieron obligados a someterse a humillantes exámenes anales e incluso uno de los detenidos intentó suicidarse prendiéndose fuego. Supuestamente era una campaña para prevenir la propagación del VIH. El terror de las autoridades egipcias ante esta enfermedad vírica es pavoroso y su absoluto desconocimiento sobre las formas de contagio es ridículo.

Un total de 177 presos de una cárcel egipcia se han tenido que someter a la prueba del VIH después de que la policía descubrió que dos hombres homosexuales seropositivos estaban en el mismo recinto. No hay ningún indicio de que tuvieran relaciones sexuales con otros prisioneros pero, a pesar de eso, las autoridades de Policía de Al-Haram ordenaron el traslado de los 177 presidiarios al laboratorio del Ministerio egipcio de Salud para que se sometieran a la prueba “porque habían estado en las proximidades de los dos hombres”.

Las autoridades se alarmaron después de que una de la hermanas de los hombres les informó que su pariente tenía un tratamiento contra el VIH. Otro de los dos presuntos homosexuales fue detenido en un apartamento en Giza en una de las habituales redadas que realiza la policía. Le realizaron la prueba del VIH y resultó ser seropositivo.

Lo que las autoridades policiales egipcias parecen ignorar es que se necesita más que proximidad para contagiarse por el virus del VIH. Lo peor es que han abierto una investigación para averiguar por qué los dos hombres homosexuales se pusieron con la población reclusa cuando tenían VIH en lugar de estar en régimen de aislamiento.

La homosexualidad no es un delito tipificado en la legislación egipcia. Sin embargo, el ‘libertinaje’ lo es y los hombres homosexuales en los últimos años han sido a menudo acusados de este delito por las autoridades.

La organización Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales denuncia que, al menos,  150 personas han sido detenidas por cargos de ‘libertinaje’ tras los 18 meses desde que el presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, tomó el poder tras el golpe militar derrocando al gobierno de los Hermanos Musulmanes de Mohamed Morsi.

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email

Suscríbete
close slider
Suscríbete a nuestro boletín