¿Cuál es la realidad de los gitanos y gitanas LGBTI en España?

¿Cuál es la realidad de los gitanos y gitanas LGBTI en España?

La tercera temporada del reality de Los Gipsy Kings de la cadena Cuatro ha vuelto a sacar a la palestra el tema de la homosexualidad en la cultura gitana. En el programa Sábado Deluxe, uno de los protagonistas de este programa, Cristo Contreras, el peluquero y estilista del popular barrio sevillano de las 3000 viviendas volvió a poner de manifiesto que por mucho que repitiera estar orgulloso de ser gay y gitano y aunque quisiera demostrar una aparente aceptación, nada es de color de rosa. Cristo confesó que le habían echado maldiciones por su condición sexual pero se negó a entrar al trapo sobre el tema. De hecho, Saray, del clan de Los Montoya y amiga íntima del estilista intercedió para cerrar el tema y le dijo a Jorge Javier Vázquez: “Eso no es de lo que hemos venido a hablar, si quieres venimos otro día y te lo contamos…” intentando escurrir el bulto pero un indiscreto micrófono abierto no impidió que se escuchara decir a Raquel, del clan de Las Salazar: “¡Verás cómo el tema se va a torcer!… ¡Qué no vayan por ahí!…”

¿Cuál es la realidad de los gitanos y gitanas LGBTI en España? Un caso significativo es el de Juan David Santiago, actual secretario general de Diversitat LGTB Alicante, el primer gitano homosexual miembro del máximo órgano de representación de los colectivos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de España que ya en 2004 protagonizó un reportaje en la extinta revista “Zero”, donde se le nombró embajador del pueblo caló en el colectivo LGTBI español. 

Juan David Santiago gitamo gay

Casado con una mujer y con dos hijos, Juan David contó su historia en el año 2013 para el programa que emitía Cuatro “Palabra de gitano” en el capítulo titulado “Ley y honor” (y que ha repuesto Be Mad la semana pasada) en el que reconoció que “ser gitano y gay está mal visto y, en ocasiones, penado con el destierro y el repudio. Los gitanos mayores de respeto a menudo lo ven como una enfermedad así que sufrimos una doble marginación. Parte de la sociedad te margina por ser gitano y parte de nuestra cultura te margina por tu condición sexual”, contaba el activista LGBTI gitano.

Lo que opinan los gitanos viejos de respeto de los gitanos gays

En ese programa se contaba la historia del Consejo de Gitanos de Respeto de Valladolid, el primero constituido en España que, por primera vez, había escrito una guía de las leyes que se transmiten de generación en generación. Dos de los nueve miembros que la componen eran claros en cuanto al tema de la homosexualidad y exponían el sentir de la mayoría: “Está mal visto, no juzgamos a nadie pero no lo queremos para nuestra casa. Que cada uno sea lo que quiera pero ser homosexual es una gran deshonra para cualquier familia”.

Dos gitanios chicos paseando de la mano por la calle

Por ese motivo, Juan David  hacía un llamamiento a aquellos hombres y mujeres de su raza que estaban en su misma situación: “Si alguien sabe de prejuicios, de humillaciones y de desprecios somos los gitanos así que ¡basta ya de tanto silencio y tanto mutismo que tanto daño está haciendo a los que nacimos gitanos!… Los que descubrimos a lo largo de nuestro crecimiento personal que somos gays no hemos hecho daño a nadie y vemos muy tristes como parte de nuestras familias nos discrimina o margina”.

Primer plano de Juan David gitano gay

Sobre su salida del armario, Juan David comentó que no hizo falta decir nada pero recuerda la preocupación de sus 8 hermanos varones porque se supiera. “Mi familia también tuvo que salir del armario en el sentido de reconocerme y defenderme, entre comillas, ante la sociedad”.

Lo que poina el Tío Rafael arreglador de los gitanos gays

Pero esta forma de ver la homosexualidad también se transmite de padres a hijos porque Juan, un joven camarero del madrileño barrio de Pozuelo en Madrid decía en el programa: “Nos da pena su estado… su mentalidad que está “estropeada” y nos da pena porque podrían tener una mujer e hijos… “ El tío Rafael, uno de los patriarcas del barrio lo confirmaba: “Tampoco se les permite hablar con las mujeres. Cualquier mujer formal que lo vea por la calle (refiriéndose a un conocido gay) tiene prohibido dirigirle la palabra y le dan de lado”.

Juan David primer gitano que dijo ser gay

La semana pasada, Juan David volvía a salir en los medios para el programa “Equipo de redacción” de la EITB, la televisión vasca, en la que decía: “La sociedad gitana es tan machista y patriarcal como otra cualquiera… cuando eres gay pierdes tus privilegios… Yo no he estado libre de gestos, miradas y de injurias… El problema es que muchos gitanos y gitanas homosexuales lo ocultan por la presión social e incluso se condenan a vivir una doble vida que implica casarse con una persona del sexo distinto y tener hijos. Es anular absolutamente tu felicidad.. llevar de por vida una máscara”.

Cama del ajuntamiento de Gina

Pero Juan David también repasó otras costumbres de su cultura que no ve con buenos ojos como el papel de la mujer que está relegado a un segundo plano y la prueba a la que someten a las jóvenes a la que se les exige que vayan vírgenes al matrimonio: “Cualquier táctica que infravalore a las mujeres no estoy de acuerdo con ella. Nos dicen que la prueba del pañuelo honra a la familia pero eso es lo que nos han querido hacer creer a la sociedad y, a lo mejor, había que preguntar a las niñas… “.

Carmen ajuntadora

En la cultura gitana, una mujer que se quiera casar por su rito debe ponerse en manos de una “ajuntadora”, la encargada de romper el himen a las futuras esposas mediante la introducción, un mínimo de tres veces, de un pañuelo blanco en el útero de la joven que sacan manchado de sangre y al que le llaman “rosas”. En España a penas hay 100 ajuntadoras. Son mujeres que son capaces de dictaminar si una chica es virgen o o no, de la que depende el futuro de los matrimonios a pesar de no ser ginecólogas. Por su “experiencia y trabajo” cobran unos 600 euros (son las suegras quién lo pagan y piden de 3 a 5 “rosas”) y son muy respetadas en su cultura. De hecho, Raquel Salazar, de Las Gipsy Kings, comentó en el Sábado Deluxe que “Las niñas se las prepara desde pequeñitas para ese momento… lo que para vosotros es una salvajada, para nosotros es la demostración de la honra de la familia”.

Noemí Salazar si yo fuera paya sería la más golfa del mundo

 

A lo que Jorge Javier Vázquez le pidió a Noemí Salazar que explicara cómo fue el dolor que sintió cuando pasó por el momento de la ajuntadora y Raquel, su madre, le recordó que eso era una cosa muy íntima de cualquier mujer, mientras la joven reforzaba: “Claro que duele pero fue un momento muy bonito porque honré a mi familia”.

Hoy por hoy no ha salido en televisión ningún miembro de la comunidad gitana española que se haya declarado abiertamente ser lesbiana, transexual, bisexual o intersexual ¿No hay? Seguro que sí pero no seremos nosotros quienes los saquemos del armario.

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email

Suscríbete
close slider
Suscríbete a nuestro boletín