Cómo reaccionó el director de una guardería cuando los padres se negaron a que un maestro gay cuidara de sus hijos

Cómo reaccionó el director de una guardería cuando los padres se negaron a que un maestro gay cuidara de sus hijos

Sucedió en una guardería del distrito de Reinickendorf en la capital alemana de Berlín. A principios de este mes el centro contrató a un nuevo maestro. En su entrevista de trabajo el profesor, casualmente, mencionó que es gay pero su futuro empleador no lo veía como un problema. Según el canal de televisión alemán RTL, todos los alumnos de esa guardería menos un niño provienen de familias musulmanas originarias de Rusia, Rumania, Turquía y otros países árabes.

Los padres de los alumnos se enteraron de la noticia cuando el director de la guardería anunció que habían empleado a un hombre. Eso en sí ya era un problema. “No queremos que un hombre acompañe a nuestros hijos al baño”, dijeron algunos padres indignados pero cuando supieron que era gay, su reacción fue aún peor. Algunos hasta dijeron que no enviarían a sus hijos a la guardería mientras un hombre gay estuviera al cargo de sus hijos e incluso querían presentar una reclamación para que lo echaran.

“Para algunos de ellos, un homosexual es automáticamente un pedófilo”, comentó un profesor que no quiso identificarse al diario alemán Der Tagesspiegel. La cuestión es que los pequeños, en el poco tiempo que compartieron con el nuevo profesor, le adoran. No obstante, algunos padres de los niños organizaron una protesta y tuvo un resultado muy diferente de lo que esperaban.

En lugar de despedir a su nuevo empleado, el director gerente expulsó a los padres ofendidos y sus hijos ahora tienen que ir a otra guardería. “Algunas de las familias vienen de un mundo diferente pero estamos en Berlín, en el siglo XXI, y no podemos tener algo como esto. Este no es un problema sólo de musulmanes”, dijo el director gerente de la guardería.

Los políticos también extendieron su apoyo al director de la guardería y el tema ha llegado a tener tal repercusión mediática que llegó al Senado de Berlín, donde Sandra Scheeres, senadora de asuntos familiares  dijo “No aceptan la discriminación. Queremos aumentar el número de maestros varones en guarderías, porque son modelos importantes para los niños”, dijo.

El tema de las protestas ha sorprendido a los padres de los alumnos en todo Berlín que también se han puesto de parte del nuevo maestro. “Muchos padres se sorprendieron al oír hablar de las protestas. Tienen mi respaldo y el profesor también”, confirmó la senadora Sandra Scheeres.

A pesar de la respuesta positiva, el profesor en cuestión cuyo nombre ha quedado en el anonimato se siente presionado porque los padres miran con lupa si toca a sus hijos de manera correcta (cuando precisamente la labor de un profesor en una guardería requiere de tener que cambiar a los niños el pañal, entre otras labores) A pesar de eso, el maestro le dijo al Tagesspiegel que piensa que los padres le ven con recelo más porque es un hombre que por ser gay.

Sin embargo, en una encuesta realizada por la revista Queer Alemania en 2015, una de cada cinco personas dijo que se oponían a la idea de que un hombre gay cuidara de sus niños pequeños. En el caso de las lesbianas era una de cada siete.

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email

Suscríbete
close slider
Suscríbete a nuestro boletín