Chulazo ex congresista republicano homófobo acusado de estafar al Gobierno para llevar una vida de lujo

Chulazo ex congresista republicano homófobo acusado de estafar al Gobierno para llevar una vida de lujo

Los escandalosos gastos personales de Aaron Schock le obligaron a dimitir en 2015 como legislador de Illinois. El hombre que votó sistemáticamente en contra de la legislación pro-LGBT, se opuso en 2010 a la derogación del «Don’t Ask, Don’t Tell» para que los gays sirvieran en el ejército, vetó la aprobación de la Ley de Defensa del Matrimonio e incluso contra la inclusión de homosexuales y transexuales en un proyecto de Ley contra los crímenes de odio, desde hace años le persiguen los rumores de que es un homosexual encerrado en el armario.

Schock fue portada de la revista Men´s Health en 2011 luciendo pectorales esculpidos y se hizo muy popular durante su primer mandato por su atractivo físico y su apariencia juvenil. Cuando saltaron los rumores sobre su tendencia sexual, él siempre declaró que era «ridículo e inapropiado» preguntar sobre su sexualidad. Pero ahora el ex congresista republicano tiene mayores preocupaciones que si la gente piensa que es gay.

El joven de 35 años fue procesado ayer jueves por un gran jurado federal acusado de 24 cargos que incluyen fraude telefónico y robo de fondos del gobierno. Schock renunció a su cargo el año pasado tras verse envuelto en una serie de escándalos relacionadas con sus gastos personales en aviones privados y decoración de interiores. La alarma saltó cuando su opulenta oficina con decoración al puro estilo Downton Abbey en el Capitolio apareciera en el Washington Post. Una remodelación que costó 40.000 dólares en fondos del gobierno incluyendo la compra de una araña de 5.000 dólares.

El Gran Jurado tendrá que demostrar que el ex político facturó al Gobierno Federal como gasto de su campaña más de 273.000 kilómetros que, al parecer, realizó con su automóvil personal entre enero de 2010 y julio de 2014 pero cuando vendió el automóvil en julio de 2014, sólo tenía poco más de 128.000 en el cuentakilómetros.

Tampoco explicó los altos gastos del alquiler de un jet privado de un viaje oficial a la India en el que le acompañaban un fotógrafo y un cámara de televisión invitados por el ministro principal de Gujarat, Narendra Modi, a pesar del hecho de que Washington le niega la visa desde 2005 tras acusarle de ser el causante de los disturbios religiosos que provocaron la muerte a cientos de personas en el país.

Otras de las acusaciones incluyen que Schock «fraudulentamente» pidió que le reembolsaran casi 30.000 dólares en concepto de equipos de cámaras.

«Tengo la intención de no sólo probar que estas acusaciones son falsas también contaré a qué se debe esta investigación. Ni yo ni nadie intencionalmente hicimos algo malo. Podríamos haber cometido errores entre algunas de las miles y miles de transacciones financieras que llevamos a cabo, pero eran errores honestos, nadie pretendía infringir ninguna ley», dijo Schock para justificarse en una declaración a The New York Times.

Desde varios medios se ha apuntado de que Shock visitaba en Chicago habitualmente bares de ambiente a pesar de ser un opositor a cualquier ley que suponga una avance en la igualdad. En 2012 declaró: «Soy un gran creyente que desea cambiar la mentalidad de las personas. Si quiere conseguir que alguien te votar, tienes que obtener primero su atención. Si la gente no sabe lo que eres, no van a escuchar su mensaje y no todo el mundo presta atención a los políticos por verlos en Fox News y la CNN” ¡Qué razón tenía! Así nos explicamos cómo la mitad del país ha votado a Donald Trump para que sea Presidente de los EE.UU..

Deje un comentario
Comentario
Nombre
Email