Un inyectable bimensual, tratamiento más eficaz para combatir el VIH a partir de 2018

0
2803

Entre el 25 por ciento y el 30 por ciento de los pacientes en Occidente no sabe que tiene el VIH. El jefe de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic de Barcelona, Josep María Gatell Artigas, ha presentado en el XXII Simposio Internacional sobre VIH que se celebró este fin de semana en Castelldefels (Barcelona) los últimos avances para tener a raya el VIH. Se trata de un inyectable combinación de dos fármacos, Cabotegravir y Rilpivirina, que se encuentra en fase 3 de estudio, lo que significa que a mediados de 2018 ya podría salir al mercado. La ventaja que presente es que se deberá administrar una vez cada dos meses, permitiendo así a los pacientes dejar de tomar medicamentos a diario de los cócteles antirretrovirales.

Este avance permitirá, según el especialista, no sólo mejorar en calidad de vida sino ayudar a aquellos pacientes que no suelen seguir correctamente las pautas médicas por lo que repercute en la efectividad del tratamiento.

Según Gatell, la Cabotegravir y Rilpivirina ya existen en el mercado pero para crear este inyectable bimensual han sido reformulados con nanotecnología lo que “mejorará el aspecto de la liberación más prolongada”, según explica el doctor de la Unidad de VIH del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Esteban Ribera.

Según los estudios que han presentado Gatell y Ribera durante el simposium, el diagnóstivo precoz es un arma muy eficaz para luchar contra la enfermedad porque redunda en la posterior evolución. “Aunque el paciente no tenga síntomas visibles y se encuentre aparentemente bien eso no quiere decir que la enfermedad esté estancada”, advierte Gatell que destaca los peligros al ser un virus contagioso, “hay que evitar a toda costa reducir el riesgo de transmisión de forma inconsciente, por eso, es tan importante que se detecte cuanto antes”. Además, los expertos puntualizan que cuanto antes se detecta, aumenta notablemente la esperanza de vida.

En España, se estima que unas 150.000 personas tienen VIH, de las cuales un tercio no sabe que tiene el virus, mientras que la cifra de diagnosticados al año se ha mantenido en los últimos años entre los 3.000 y los 4.000 casos, un indicador del “poco éxito en la prevención de nuevas infecciones”.

Pero lo que los especialistas también han querido remarcar durante el simposium que aumentar la información sobre el VIH/sida debe implicar además de la población de riesgo, a los profesionales sanitarios “para que recomienden realizarse el test de VIH a las personas que tengan posibles síntomas de la enfermedad”.

El perfil de personas infectadas en España es mayoritariamente el de varones jóvenes homosexuales, que suponen un 60 % de los afectados por VIH. Los especialistas consideran que se ha producido una relajación en las medidas preventivas que nos pueden salvar del contagio por lo que piden a autoridades sanitarias y entes privados que incidan en las campañas de difusión que contribuyan a evitar más contagios y “a desterrar falsos mitos sobre el VIH y el sida”.

Por otro lado, entre un 20 y un 30 % de los enfermos son extranjeros, que, o bien han llegado al país ya infectados, o bien han adquirido el VIH aquí, “muchas veces debido a que sufren exclusión social y tienen problemas económicos, lo que les convierte en un colectivo más vulnerable”, mientras que el 10 o 15 % restante son españoles heterosexuales.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta