Theresa May se compromete con los derechos LGBTI: “Enfrentaremos a los crímenes de odio, la homofobia y transfobia”

0
834

La ministra del Interior Theresa May está a un paso de ser la nueva jefa del Gobierno británico después de que su única rival, Andrea Leadsom, anunciase que se retira de la contienda para liderar el partido conservador y el país tras enfrentar a críticas por sus puntos de vista sobre que las personas homosexuales no deben casarse y sus comentarios fuera de tono en las que criticaba a su rival de partido diciendo que no sería una buena primer ministro “ya que no es madre”. Así, la semana que viene May será proclamada oficialmente como la nueva Primera Ministra del Reino Unido y líder tory, según ha confirmado el actual jefe de Gobierno, David Cameron, en una declaración a los medios ante la puerta de su residencia oficial en Downing Street. Será la segunda mujer que lidera el país después de Margaret Thatcher, conocida como la “dama de hierro”.

La ex ministra del Interior ha tenido un historial con claroscuros en la defensa de los derechos LGBTI desde que se convirtió en miembro del Parlamento en 1997. Sus primeras votaciones fueron en gran medida contra los derechos de los homosexuales:

 22 de de junio de 1998: Votó por el NO en igualar la edad de consentimiento de las relaciones homosexuales a los 16 años de edad.

4 Noviembre 2002: Votó por el NO en permitir que las parejas homosexuales a adoptar

10 Marzo 2003: Ausente en una votación en el mantenimiento de la prohibición de la Sección 28, la ley que prohíbe la “promoción de la homosexualidad” en las escuelas

25 de May 2004: Ausente en la votación para introducir la Ley de Reconocimiento de Género, una Ley que otorgó ampliar derechos a las personas trans

Sin embargo, en 2004, comenzó a cambiar poco a poco su mentalidad:

12 Octubre 2004: Votó a favor de las Uniones Civiles

19 de Marzo de 2007: Ausente en la votación de los derechos LGBTI y de la Ley de Igualdad

5 Febrero 2013: Votó a favor de los matrimonios del mismo sexo

Como Ministra del Interior May ha enfrentado duras críticas por sus acciones del tratamiento de los refugiados LGBTI.

Edwin Sesange, activista LGBTI ugandés que el África Out Pride Diamond Group, un grupo que gestiona el proceso de búsqueda de asilo a refugiados por su sexualidad o identidad de género ha dicho sobre la ex ministra: “Ha habido malas decisiones bajo su liderazgo como Ministra del Interior teniendo en cuenta la cantidad de personas que dijeron la verdad sobre su condición y fueron deportados a pesar de saberse que se enfrentaban a la violencia, asaltos, años en prisión o una sentencia de muerte, así como las preguntas intrusivas extremas que llevaron a muchos solicitantes de asilo que se vieron obligados a grabar cintas de sexo casero en un intento de demostrar lo que son. Tenemos que seguir trabajando juntos para asegurarnos que no recibimos malos tratos de su liderazgo ahora que ella será primer ministro. Queremos que el centro de su liderazgo sea la igualdad. No podemos prever lo que va a querer hacer pero usar su influencia en la comunidad para apoyar los derechos LGBTI”.

Ley de Derechos Humanos
A finales de mayo pasado, la nuevo primer ministro votó a favor de la derogación de la Ley de Derechos Humanos.

La Ley de derechos humanos ayudó a despenalizar la homosexualidad, así como el levantamiento de la prohibición de las parejas del mismo sexo que adoptan en Irlanda del Norte. Permitió que las personas homosexuales sirvan abiertamente en el ejército y ayudó a igualar la edad de consentimiento.

Cuando la mujer trans, Christine Goodwin, en 2002 recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos pidiendo cobrar una pensión de viudedad de un hombre, la Ley de le negó sus derechos y le discriminó. Este caso también condujo a la introducción de la Ley de Reconocimiento de Género en 2004, una ley que May se abstuvo de votar.

Sin embargo, en un comunicado antes de ganar la dirección en el partido conservador, May ha reiterado sus puntos de vista actuales sobre los derechos LGBTI: “Cuando lancé mi campaña por el liderazgo que expone mi creencia en la construcción de un país que funcione para todos, una parte central de esta visión es un compromiso con la igualdad, y siempre voy a defender los derechos de las personas LGBT. Un gobierno conservador bajo mi dirección se ha comprometido a apoyar de manera inequívoca a las personas LGBTI, continuando la tarea crucial para enfrentar a los crímenes de odio, la homofobia y la transfobia tanto en el Reino Unido como en todo el mundo. Creo firmemente en una agenda abierta, inclusiva, una nación de la reforma social que cambiará nuestro país para mejor. Eso es lo que me gustaría ofrecer como Primer Ministro”, ha dicho May.

May, de 59 años, será la encargada de liderar las negociaciones con la Unión Europea, y aunque, con un perfil muy  bajo, defendió la permanencia en el bloque comunitario, tras el plebiscito ha recalcado que “Brexit significa Brexit” y que aplicará la voluntad del 51,9% que votó por la separación. Ahora bien, ha matizado que lo más probable es que la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que señala el camino a seguir para la desconexión, no se produzca al menos hasta finales de 2016.

May, que se presenta como una figura de consenso y que apela a su experiencia política como garantía de que podrá unir al partido y al país -ambos desgarrados tras la feroz campaña por el brexit- se ha mostrado partidaria de garantizar el acceso de las empresas británicas al mercado común, al mismo tiempo que ha defendido la necesidad de limitar la libertad de circulación de ciudadanos comunitarios en el Reino Unido.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta