Derecho administrativo, contencioso-administrativo

El Derecho público se encarga de estudiar la organización y funciones de las instituciones del Estado, en especial, aquellas relativas al poder ejecutivo. El contencioso-administrativo es el Orden jurisdiccional que se encarga de controlar la correcta actuación de la Administración, con pleno sometimiento a la ley y al derecho; así como de la resolución de los posibles conflictos entre la Administración y los ciudadanos, mediante la interposición de los correspondientes recursos contenciosos-administrativos por cualquier persona en defensa de su derechos e intereses, cuando estos se hayan visto lesionados por la actuación (o la falta de ella) de la Administración. Concretamente en estos ámbitos ofrecemos a nuestros clientes:

  • Resolución de los conflictos con la Administración.
  • Solicitudes y reclamaciones ante la Administración Pública.
  • Alegaciones y recursos administrativos en los procedimientos con la Administración Pública.
  • Interposición de recursos contencioso-administrativo ante los tribunales.
  • Contratación Pública.
  • Asesoramiento en Expropiaciones.
  • Subvenciones y Ayudas.
  • Derecho urbanístico.
  • Tramitación expedientes administrativos y licencias, recursos contra sanciones, multas.
  • Asesoramiento urbanístico, en PAIs, reparcelaciones, disciplina urbanística, etc.
  • Responsabilidad patrimonial de las Administraciones públicas.

Derecho civil

El Derecho civil es el conjunto de normas jurídicas y principios que regulan las relaciones personales o patrimoniales entre personas privadas o públicas, tanto físicas como jurídicas, de carácter privado y público, o incluso entre las últimas, siempre que actúen desprovistas de imperium o poder público. En este ámbito tramitamos:

  • Nulidades, Separaciones y Divorcios.
  • Desahucios.
  • Testamentos y Herencias.
  • Reclamaciones de cantidad.
  • Incapacidades, tutelas, adopciones.
  • Expedientes de dominio, actas de notoriedad, excesos de cabida, lindes.
  • Derecho inmobiliario.
  • Derecho bancario.
  • Contratos de todo tipo.
  • Daños y perjuicios contractuales y extracontractuales.
  • Negligencias Médicas y de otros profesionales.
  • Acciones reivindicatorias, tutelas de la posesión.
  • Derecho de Extranjería.

Divorcio y derecho de familia

El Derecho de familia se ocupa de los presupuestos y formalidades exigibles a las diferentes realidades familiares con eficacia civil; derechos y deberes entre quienes los conforman; separación, divorcio y disolución del vínculo matrimonial o la relación de hecho; régimen de bienes; filiación y adopción; relaciones de patria potestad en el ámbito personal y patrimonial; tutela, curatela y guarda de hecho.

  • Procedimientos matrimoniales de mutuo acuerdo y contenciosos.
  • Separaciones, divorcios, medidas provisionales, guarda y custodia hijos, régimen de visitas, pensión de alimentos y compensatoria, guarda y custodia compartida.
  • Liquidación de bienes gananciales, modificación de medidas y convenios matrimoniales. Nulidad eclesiástica.
  • Procedimientos declarativos de reconocimiento de filiación y paternidad.
  • Procedimientos de incapacitación. Uniones de hecho.
  • Reclamación de pensiones de alimentos.
  • Procedimientos de filiación.
  • Solicitud de custodia de hijos menores de edad o incapacitados.
  • Capitulaciones matrimoniales.

Derecho penal

Conjunto de normas jurídicas que regulan la potestad punitiva del Estado, asociando a hechos, estrictamente determinados por la ley, como presupuesto, una pena, medida de seguridad o corrección como consecuencia, con el objetivo de asegurar los valores elementales sobre los cuales descansa la convivencia humana pacífica. Juicios de faltas.

  • Procedimientos Abreviados.
  • Asistencia al detenido.
  • Juicios Rápidos.
  • Recursos.
  • Delitos de todo tipo.
  • Negligencias Médicas y de otros profesionales.
Cuestiones a tener en cuenta
  • En el caso de ser detenido por la policía o guardia civil, puede nombrar un abogado penalista o bien solicitar que se le nombre uno de oficio.
  • Cuando le citen para acudir ante la policía, guardia civil o el Juzgado, póngase en comunicación inmediata con su abogado para que acuda a las primeras declaraciones, esto es muy importante.
  • Tiene derecho a nombrar a un abogado penalista, la ley concede hasta 8 horas para que su abogado penalista se persone en el Juzgado o dependencias de la policía.
  • Sepa que Ud. tiene derecho a no declarar ante la policía, guardia civil, pudiéndolo hacer únicamente ante el Juzgado. En muchos casos, es aconsejable no declarar ante la policía o guardia civil; su abogado le indicará en cada ocasión.
  • En las declaraciones que Ud. haga, sepa que tiene derecho a declararse no culpable.
  • Son muy importantes las primeras diligencias, ante cualquier detención o imputación.
  • En un procedimiento penal en el que Ud. este acusado, sepa que puede ingresar en prisión, embargarles sus bienes.
  • Ante cualquier situación en el ámbito penal, póngase de inmediato en comunicación con un abogado penalista, el tiempo es muy importante en estos casos.

Negligencias Médicas

Se tiene derecho a una indemnización cuando el perjudicado ha sufrido NEGLIGENCIA MÉDICA como consecuencia de la “mala praxis” del médico o personal sanitario (han actuado de manera incorrecta en el diagnóstico de una enfermedad y se ha producido un daño físico o psíquico) y también cuando se puede demostrar que el personal sanitario no ha puesto todos los medios a su alcance para evitar el resultado negativo o la lesión producida.

VÍAS PARA LA RECLAMACIÓN DE UNA NEGLIGENCIA MÉDICA:
JURISDICCIÓN PENAL

El procedimiento penal se inicia a través de una denuncia o de una querella y tiene como principal objetivo castigar el facultativo a con las penas previstas en el Código Penal, dependiendo de la gravedad de la negligencia y del resultado
Ventajas: Se trata de un procedimiento relativamente rápido, en relación con el resto de los procesos. El historial médico del perjudicado es remitido al juzgado. Se coge declaración a los imputados, y el médico forense adscrito en el juzgado emite un Informe, sin necesidad de acudir a una prueba pericial de parte. Por esta vía, además de la responsabilidad penal, también se determina la responsabilidad civil y, en consecuencia, además de solicitar la condena penal del sanitario negligente se puede reclamar el pago de una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.
Inconvenientes: Se trata de una vía complicada para obtener una resolución favorable.

JURISDICCIÓN CIVIL

El proceso civil se inicia mediante interposición de una demanda por el perjudicado.
Ventajas: En esta vía se registran el mayor número de sentencias favorables para el paciente.
Inconvenientes: Se trata de una vía algo más costosa. No sólo se habrán de abonar los honorarios de los profesionales del Derecho que intervengan, sino que además, se tendrá que hacer frente a la minuta del perito, que en estos supuestos, casi siempre es necesario. Finalmente, la parte que ve desestimadas sus pretensiones también será condenada al pago de las costas. No obstante, si las pretensiones se estiman parcialmente, no habrá condena en costas. Cuando estemos ante negligencias médicas cometidas en un centro privado, esta vía no sólo será la más recomendable, sino la única, salvo que existan indicios racionales de criminalidad. La acción prescribe al año o a los quince, dependiendo de si se trata de una responsabilidad contractual o extracontractual.

JURISDICCIÓN CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA

Esta vía está reservada por los beneficiarios de la Sanidad Pública que se han visto perjudicados por la actuación de los Servicios Sanitarios de la Seguridad Social.
La vía Contencioso-administrativa empieza con la interposición de una reclamación administrativa ante el Servicio de Salud de la Comunidad Autónoma correspondiente con competencias transferidas en materia de sanidad. Es importante separar el procedimiento administrativo (en primer lugar) del procedimiento judicial (en segundo), el cual se dará si la reclamación administrativa ha sido desestimada de forma expresa o por silencio negativo.

Automóvil, seguros

  • Indemnizaciones accidentes tráfico.
  • Reclamaciones en siniestros.
  • Contratación y tramitación de seguros.
  • Peritaciones y valoraciones de secuelas.
  • Responsabilidades civiles.
  • Responsabilidad civil extracontractual y contractual (Indemnizaciones, negligencias profesionales, vicios ocultos).

Además, si usted dispone de un seguro con póliza de defensa jurídica, nosotros le llevaremos los trámites para que dicha compañía le desembolse los gastos de defensa jurídica.

Cosas que debe saber si se ve involucrado en un accidente de tráfico.

En primer lugar, si se ve involucrado en un accidente de tráfico como conductor, trate de alcanzar un acuerdo con el otro conductor implicado para cumplimentar “el parte amistoso de accidente” que facilitan las compañías de seguros, este documento debe ser firmado por los conductores afectados por el accidente. Serán las compañías de seguros las que se encarguen de la reparación de los daños que, en su caso, hayan podido sufrir los vehículos.
Este primer paso sólo será factible si existe buena voluntad entre las partes, si por el contrario, se presenta un enfrentamiento directo o una falta de acuerdo respecto a las causas del accidente, avise a la Policía Local, Nacional o Guardia Civil; proceda de la misma manera si los daños materiales son de especial relevancia o si hay que lamentar daños personales.
Los agentes que se desplacen al lugar del accidente elaborarán el correspondiente “atestado” que constituirá una prueba fundamental para determinar quién ha sido el responsable del accidente y reclamar la reparación de los daños sufridos a las compañías de seguros, bien de forma extrajudicial, bien iniciando las correspondientes acciones legales.
En segundo lugar, si el responsable o el otro conductor implicado en el accidente de circulación niega su colaboración, tome nota de todos aquellos datos que puedan servir para identificarle, de la matrícula, de los testigos que hayan presenciado el accidente, etc.
Si Ud. o cualquiera de los viajeros han sufrido lesiones, solicite que en los partes de asistencia médica figure que tales daños se han producido como consecuencia de un accidente de circulación. Estos partes constituirán así una buena prueba de los daños que ha sufrido a la hora de reclamar su compensación a la compañía de seguros.
En tercer lugar, de “parte” a la compañía de seguros de que se ha producido el accidente de tráfico; para ello tendrá un plazo de 7 días.
En cuarto lugar, si Ud. considera que no es culpable del accidente y que la responsabilidad es del conductor del otro vehículo, tendrá un plazo de 6 meses para interponer la correspondiente denuncia penal.
Si ésta es archivada porque se considera que los hechos denunciados no son constitutivos de delito o falta, Ud. dispondrá del plazo de 1 año para interponer la reclamación en vía civil; este plazo se cuenta desde que concluye la vía penal.
En el caso de iniciar acciones judiciales, la compañía aseguradora deberá hacerse cargo de los gastos de abogado si Ud., al contratar el seguro, suscribió en la póliza la cobertura de “defensa jurídica”.
Si Ud. es víctima de un accidente de circulación e independientemente de la clase de daños que sufra (físicos o personales, o materiales) tiene derecho a ser indemnizado. Para solicitar que se le abone dicha indemnización, existen dos vías:

  • La extrajudicial: Sin acudir a juicio, negociando con la compañía aseguradora la cuantía de la indemnización.
  • La judicial: Se abre en el caso de que el accidente constituya un delito o falta (vía penal) o la compañía no ofrezca una indemnización adecuada (vía civil); en estos supuestos será necesario interponer la correspondiente denuncia para que se tramite el oportuno procedimiento penal o la demanda ante los juzgados civiles en reclamación de la cantidad que se considere apropiada.

La reclamación se tramitará por los llamados “juicio verbal” o “juicio ordinario” en función de la cuantía que se reclame.
Debe destacarse también que si se ha interpuesto denuncia y resulta que los hechos son constitutivos de un delito o falta, en el mismo procedimiento penal podrá determinarse la cuantía de la indemnización que debe abonar la compañía aseguradora en reparación de los daños sufridos por las víctimas del accidente de tráfico.
La cuantía de la indemnización a percibir dependerá del tipo de daños que se hayan causado (personales y materiales) y del alcance de los mismos.
Los daños que pueden derivarse de un accidente de circulación son de dos tipos: materiales y personales.
Los daños materiales
Son aquellos desperfectos afectan al vehículo a raíz del accidente de circulación.
No olvide que si su vehículo ha sufrido daños derivados de un accidente de circulación, debe “dar parte” del mismo a la compañía aseguradora en un plazo de 7 días.
En estos casos la compañía designará un perito para que realice un informe en el que, en primer lugar, manifestará si los daños que presenta el vehículo coinciden con los declarados en el “parte de accidente” y en segundo lugar, emitirá una valoración de los mismos.
Si Ud. es el propietario del vehículo siniestrado tiene derecho a:

  • Exigir la reparación de los daños ocasionados: El importe de la reparación se determina realizando una peritación del vehículo.
  • Si no va a reparar su coche o el valor de la reparación es superior al valor de venta del mismo al momento del accidente, tiene derecho a que se le indemnicen los perjuicios causados por el importe de este valor de venta.

Además de los gastos de reparación del vehículo, también es posible reclamar otros daños materiales siempre que se deriven directamente del accidente de circulación por ejemplo, la pérdida o los daños sufridos por los objetos transportados, la rotura de unas gafas o de la ropa, etc.
En estos casos, haga constar que se han producido estos daños en la declaración de accidente o en la denuncia y conserve tanto los objetos deteriorados como las facturas de adquisición de los nuevos.
Finalmente, también puede solicitar el abono de los gastos realizados a consecuencia del accidente, por ejemplo, los desplazamientos, el alquiler de otro vehículo mientras dura la reparación… etc.

Los daños personales
Son aquellos que padecen las personas implicadas en un accidente de circulación, sean conductores, pasajeros o peatones.
La cuantía de la indemnización de estos daños  se fija de conformidad a unas reglas y baremos que son frecuentemente difíciles de aplicar.
Basta saber que el baremo valora la indemnización dependiendo de si el accidente causa en la víctima la muerte, lesiones permanentes o la incapacidad temporal; seguidamente, la estimación de estos daños se realiza de forma individualizada considerando dos cuestiones, por un lado el tiempo de baja que el accidente provoca y, por otro, la gravedad de la lesión, heridas y secuelas que causa.
Por último, las cantidades que resultan de la aplicación del baremo se moderan en función de la situación de cada individuo (por ejemplo, no se indemniza de la misma manera la muerte de un niño que la de un padre de familia, la pérdida de una mano de un pintor y la de quien no lo es… etc. porque ello depende de la repercusión que el daño produce en la vida de la víctima o en la de aquellos que dependen de ella) Así:

  • La incapacidad temporal se calcula multiplicando el número de días de incapacidad por la indemnización que corresponda según la edad, sumando a su vez ciertas cantidades que resultan de aplicar determinados factores de corrección. La incapacidad temporal se valora en una determinada cantidad en los casos de internamiento en centros hospitalarios, y en un importe inferior en los demás casos, sin que, insistimos, estas cantidades se puedan aplicar de manera automática.
  • La indemnización por las lesiones permanentes depende del grado de incapacidad que éstas causen en la víctima:
    • Incapacidad absoluta: A consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, el perjudicado necesita la asistencia de otra persona para realizar los actos más esenciales de la vida, como vestirse, desplazarse, alimentarse, etc.
    • Gran invalidez: Inhabilita para la realización de toda profesión u oficio.
    • Invalidez total: Inhabilita para realizar todas o las principales tareas de la profesión habitual, siempre que el perjudicado pueda realizar otra distinta.
  • Invalidez parcial: Ocasiona una disminución de, al menos, el 33% en el rendimiento normal para la profesión habitual.
    • La indemnización por muerte comprende tanto el daño moral como las pérdidas económicas que se derivan del fallecimiento (dependiendo de la edad y de las circunstancias personales, sociales y familiares de la víctima)Todos los perjudicados por la muerte de una persona tendrán derecho a percibir esta indemnización, así que serán beneficiarios no sólo los herederos sino también la pareja de hecho y las personas que dependan económicamente del fallecido.
    • La indemnización por las secuelas se calcula multiplicando en número de puntos en que se valoren de conformidad al baremo, por el importe de los mismos en función de la edad y circunstancias del perjudicado.Por su parte, el tiempo de baja se acredita de forma sencilla con los partes médicos de baja; sin embargo, no es tan fácil determinar el importe de las secuelas porque en múltiples ocasiones es también complicado determinar el alcance de las mismas. Es aconsejable que en el parte médico se detallen las mismas haciendo constar si éstas son leves o graves. Respecto a las lesiones, es también posible reclamar todos los gastos originados por el tratamiento médico que ha sido necesario seguir hasta la completa recuperación (honorarios de médicos privados, gastos de rehabilitación, medicamentos, prótesis, etc.)

Destacar que la indemnización estará compuesta no sólo por el importe en que se valoren los daños y perjuicios tanto materiales como personales, sino también por los intereses que estas cantidades devenguen desde la fecha del accidente. Si la compañía aseguradora se retrasa más de 3 meses, la cantidad adeudada generará además un interés especial.

Contacto

Dirección:

C/ Enmedio 23, 3º B 12001

GPS:

39.98567705716573, -0.03875216696917505

Telefono:
Email:

-

Contacto con el propietario