Reproducción Asistida y Embarazo Múltiple

0
292

Desde la introducción en España de las técnicas de reproducción asistida en 1983, los embarazos múltiples se incrementaron de forma alarmante, llegando a triplicarse hasta 2014. Este aumento, lleva consigo un incremento de las complicaciones durante el embarazo (prematuridad, diabetes gestacional, hipertensión durante el embarazo, aborto…) así como una mayor morbilidad y mortalidad en los niños.

Por este motivo, el objetivo de una clínica de fertilidad debe ser el embarazo único. Afortunadamente, cada vez son más las clínicas de reproducción asistida que van tomando conciencia de este problema y, aunque la ley de Reproducción Asistida vigente permite la transferencia de hasta 3 embriones, esos casos cada vez son más excepcionales.

URH García del Real es una clínica absolutamente comprometida con el objetivo de conseguir embarazos únicos, sanos y a término. Ya desde el año 2000, cuando en la mayoría de los centros se hacían transferencias de 3 embriones, nosotros apostamos por las transferencias de 2 embriones en FIV. Esto fue reconocido con un premio en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF). Pero poco tiempo después afinamos aún más nuestro objetivo: conseguir que la transferencia selectiva de un sólo embrión ofreciera a los pacientes la misma probabilidad de embarazo que la transferencia de dos embriones. A día de hoy podemos decir que hemos conseguido este objetivo ya que nuestra tasa de embarazo en FIV es del 42% cuando transferimos un embrión y del 40% si transferimos dos embriones. En el primer caso, la tasa de embarazo múltiple es del 1% frente a un 24% en el segundo.

Pero, ¿cómo es posible que la tasa de embarazo no baje si transferimos sólo un embrión?. No hay una única respuesta a esta pregunta ya que todas las acciones que se lleven a cabo desde el primer día en que los pacientes entran en la consulta determinarán el resultado final.

  • Es fundamental hacer un diagnóstico cuidadoso, dedicando a los pacientes el tiempo necesario y dando un peso muy importante a su historia clínica.

  • La estimulación ovárica debe ser individualizada, cada paciente es diferente y, por lo tanto, su tratamiento debe estar personalizado. Sólo de esta forma conseguiremos la mejor calidad ovocitaria posible.

  • Los incubadores en el laboratorio deben reproducir al máximo las condiciones del útero y de las trompas, para ello es fundamental una determinada combinación de gases (7% de CO2 frente a un 5% de oxígeno).

  • En caso de tener varios embriones para poder hacer una selección, el cultivo embrionario hasta estadío de blastocisto (también llamado cultivo largo embrionario) nos permitirá elegir el embrión que tienen mayor probabilidad de dar lugar a un embarazo.

  • La transferencia embrionaria guiada por ecografía nos permite ver el trayecto del cuello del útero y asegurarnos de que vamos a depositar el embrión en el lugar adecuado para reducir al máximo el riesgo de embarazo ectópico.

  • El uso de medios de cultivo específicos para la transferencia embrionaria, como Embrioglue®, mejora la posibilidad de implantación de estos embriones.

Las parejas o pacientes del colectivo LGTBI en muy pocos casos tienen un factor de esterilidad más allá de la necesidad de utilizar gametos (óvulos o espermatozoides) de donante. Esto quiere decir que su pronóstico, a priori, es bueno. Por este motivo, no debemos caer en la iatrogenia y apostar por el embarazo con el menor riesgo de complicaciones o, lo que es lo mismo: el embarazo único.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta