Reino Unido sacará la “Ley Turing” para pedir “perdón póstumo” a los gays encarcelados por su condición sexual

0
1341

Tras la cruenta guerra civil española, el régimen de Francisco Franco dedicó todos los recursos a su alcance para eliminar cualquier resquicio de indisciplina política y moral que encomendó a la Iglesia Católica. Este contexto ideológico patriarcal excluía cualquier disidencia sexual y de género. La homosexualidad y la bisexualidad, tanto masculina como femenina, así como cualquier ruptura con el binarismo de género, se consideraban no sólo pecaminosas sino además delito y enfermedad. El artículo 431 del Código Penal condenaba las prácticas homosexuales y en el año 1954 se modifica la Ley de Vagos y Maleantes de 1933 para incluir a los homosexuales a los que se les internaba en un establecimiento de trabajo o en la cárcel durante un máximo de tres años, se les prohibía pisar su residencia habitual, se les vigilaba una vez fuera o eran sometidos a crueles sesiones de electroshock para “corregir su desviación sexual”.

Pero no os penséis que en la época victoriana y en los años 50 del siglo pasado la vida era un “cuento de hadas” para los homosexuales en otros países. Alrededor de 50.000 hombres homosexuales, entre ellos Oscar Wilde y Alan Turing, se les criminalizó bajo la ley homosexualidad de Gran Bretaña.

La vergonzosa ‘Ley de Sodomía’ que impulsó la homofobia en el mundo. La Buggery Act (Ley de Sodomía de 1533) definía como delito cualquier acto sexual “antinatural contra la voluntad de Dios y el hombre”. Posteriormente los tribunales lo reformaron para incluir solamente el sexo anal y el bestialismo. Entró en vigor en Inglaterra en 1534 durante el reinado de Enrique VIII. Fue la primera legislación gubernamental contra la homosexualidad en el país, ya que anteriormente había sido perseguida sólo por los tribunales eclesiásticos, y fue la primera ley de sodomía promulgada en un país germánico que no se basaba en la Ius Commune.

Fue promulgada por la iniciativa parlamentaria de Thomas Cromwell. La ley establecía la pena de muerte por ahorcamiento, y no se levantó este castigo hasta 1861. Además se establecía la incautación de los bienes del ajusticiado. Las leyes que penalizaban la homosexualidad siguieron vigentes en Inglaterra hasta 1967 y en Escocia hasta 1979 cuando fueron definitivamente derogadas.

El actual gobierno del Reino Unido ha afirmado que están “comprometidos” para traer una nueva legislación para conceder el “perdón póstumo” a los hombres homosexuales que fueron condenados en un momento en que la homosexualidad era ilegal en Gran Bretaña.

Es el caso del matemático y padre de la informática moderna que ayudó a descifrador los códigos alemanes para que los aliados ganaran la Segunda Guerra Mundial, Alan Turing. En 1952 fue condenado a la castración química y en 1954, se suicidó. Sesenta años después, en 2013, la Reina Isabel II reconoció el crimen cometido contra esta mente prodigiosa y pidió perdón públicamente.

También fue el caso del famoso dramaturgo, poeta, novelista, crítico literario y ensayista irlandés, Oscar Wilde. El año 1895 fue crucial en la vida porque fue condenado a dos años de trabajos forzados en la prisión de Reading” acusado de “indecencia grave”. Despreciado por la sociedad inglesa, se instala en su querido París, se disponía a iniciar una nueva vida bajo el nombre de Sebastian Melmoth, en homenaje al protagonista de la novela de Maturin pero está enfermo de meningitis y falleción el 30 de noviembre de 1900 acompañado por unos pocos amigos y en la indigencia que le acarrea el tiempo pasado en prisión. Y fue precisamente el centro penitenciario en el que fue encarcelado donde 121 años después se le está rindiendo homenaje hasta el próximo mes de octubre.

Cuando el gobierno indultó primera Turing en 2013 se pidió a miembros de las familias y descendientes de hombres homosexuales condenados a solicitar formalmente un perdón del gobierno. Sin embargo, tuvieron que desistir ya que muchos hombres que merecía el perdón fueron condenados al ostracismo y abandonados por parte de sus propios círculos familiares una vez que se consideraron “criminales”.

Curiosamente esta iniciativa que se llamará “Ley Turing” en honor del célebre matemático, está siendo apoyada por el gobierno conservador: “Este gobierno se ha comprometido a introducir perdones póstumos para las personas que fueron condenados en el pasado por su condición sexual y son inocentes de cualquier crimen ahora”, ha dicho un portavoz gubernamental. La medida ahora tendrá que debatirse en el Parlamento inglés sin concretar su fecha de aplicación, de momento.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta