Recuperan unas fotos de alto contenido lésbico de la mujer de Trump, abanderado de la LGTBIfobia

0
831

“Menage a Trump”, así titula The New York Post un artículo en el que revela el pasado “picante y liberal” que en la década de los años 90 hacía gala la mujer que podría ser primera dama de los Estados Unidos, Melania Trump, si su esposo, el aspirante a la Casa Blanca y hombre de tupés imposibles, Donald Trump, logra convencer a los votantes. Tres años antes de conocer a su actual marido y con 25 años, tenía una prometedora carrera como modelo. Trabajaba bajo el nombre de “Melania K” (usando la primera letra de su apellido de soltera, Knauss). El escándalo ha surgido cuando la revista The Post Show ha obtenido en exclusiva unas fotografías de temática lésbica de Melania de una sesión de dos días de fotos realizadas en 1995 en Manhattan, por el fotógrafo Jarl Ale de Basseville para la extinta revista francesa para hombres, Max.

melania Trump para la revista Max

Las fotos muestran a Melania completamente desnuda, acostada en una cama y abrazando por detrás a la modelo escandinava, Emma Ericsson. Ambas en una posición muy sugerente y provocativa. En otra imagen, Trump y Emma se intercambian la posición “de cucharita”. Una sesión de alta carga erótica lésbica ya que en otra instantánea, Eriksson lleva medias transparentes, un corpiño escotado, zapatos de tacón alto y una larga túnica transparente, todo diseñado por John Galliano, y se prepara para azotar a Melania en una escena que nos recuerda a la Dominatrix y su esclava sexual.

Melania Trump

Según el tabloide, el fotógrafo de moda francés y autor de las instantáneas, Jarl Ale de Basseville, dijo sobre su trabajo: “Siempre me ha gustado retratar a mujeres juntas, porque he estado con muchas mujeres que deseaban el ménage à trois. Se trata de belleza y no pornografía. La industria de la pornografía destruye la emoción y la esencia de la pureza y simplicidad”.

“Melania se comportó como una verdadera profesional durante la sesión con Ericsson. Ella era encantadora. El tema lésbico de las fotos no le perturbaron. Siempre estaba sonriendo y fue muy educada”, dijo sobre la sesión uno de los miembros del equipo que estuvo presente y al que ha entrevistado The New York Post.

En 1995 Melania había llegado recientemente a la ciudad tras trabajar como modelo en las pasarelas de París y Milán. Más tarde apareció en un anuncio para la marca de cigarrillos Camel. Las fotos que hizo de contenido lésbico fueron para la edición de enero de 1996 de la revista Max, en cuya portada aparecía la modelo Cindy Crawford. Además de la sesión de temática lésbica, De Basseville tomó varias fotos de Melania desnuda desde diferentes ángulos. “Creo que es importante mostrar la belleza y la libertad de la mujer y estoy muy orgulloso de estas imágenes, ya que celebran la belleza de Melania”, dijo el fotógrafo.

El pasado de Melania pasaría desapercibido sino fuera porque su esposo, Donald Trump, encabeza la campaña republicana basada en los “valores tradicionales”. Se ha aliado con los evangélicos para hacer retroceder los derechos de las personas LGTB en todo el país y ha usado la masacre de la discoteca gay de Orlando para captar a votantes homosexuales con la premisa de que los republicanos sabrán dar una respuesta al terrorismo “atacando” frente a la pasividad de los demócratas.

Lo contradictorio es que Trump se opone a la protección contra la discriminación de lesbianas y, si llega a la Casa Blanca, podría hacer retroceder el derecho al matrimonio igualitario mientras que su esposa, posiblemente, no tenga las mismas inhibiciones.

Lejos de hacer mella en su ánimo, Donald Trump ha defendido a su mujer a capa y espada: “Melania era una de las modelos más exitosas. Ella hizo muchas sesiones de fotos, incluyendo a las cubiertas de las principales revistas. Estas son unas imágenes tomadas para una revista europea antes de que la conociera. En Europa, las imágenes de este tipo están muy de moda y son comunes”. Es curioso, como europeo no sabía que las revistas donde salen chicas desnudas hacen furor en nuestro continente pero no en EE.UU. pero claro, imaginamos que no serán la lectura preferida de Trump. Dice un dicho muy español: “Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”.

Últimos establecimientos o servicios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta