El primer ROPA de IERA

0
309

Recuerdo como hace unos 15 años Alicia y Carmen se miraban encandiladas en la consulta ante la posibilidad de compartir la maternidad. Para ello teníamos que conseguir los óvulos de una de ellas, realizar la fecundación in vitro con semen de un donante de semen, y con los embriones que consiguiésemos, implantarlos en el vientre de la otra. A este tratamiento de reproducción asistida se le denomina ROPA y era la primera vez que lo planteábamos en nuestro centro. La participación de cada una de ellas en esta técnica (es decir quien proporcionaba los óvulos y quien el útero) es una opción de cada pareja siempre que no hay impedimentos médicos. Sin embargo, en ese momento este procedimiento estaba cuestionado legalmente pues podría considerarse una donación de óvulos que debería ser anónima. Cuando en un principio se les trasladó la dudas legales exclamaron con perplejidad: ¿Cómo va a ser ilegal compartir la maternidad?

Afortunadamente, coincidí al poco tiempo en una reunión científica con el Dr. Simón Marina que me transmitió que siguiésemos adelante, que no es una donación, me dijo, son una pareja que usan sus gametos, de igual forma que en una pareja de ambos sexos el varón no es un donante de esperma para su mujer. Llamamos a Alicia y Carmen y les comunicamos que realizaríamos la técnica ROPA y para favorecer los tramites administrativos optaron por el matrimonio.

Actualmente Alicia y Carmen tienen dos hijos, cada uno gestado y parido por una de ellas con los óvulos de la otra y son ahora madres con una maternidad recíproca (de ahí viene el nombre de ROPA, de reciprocidad). Ellas fueron las pioneras en el camino que ha permitido cumplir la ilusión de ser madres con este grado de implicación compartida a muchas parejas femeninas.

¡¡¡ Si quieres saber más, no dudes en visitarnos !!!

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta