Piden visibilidad para las mujeres trans que fueron victimas del franquismo en la antigua cárcel de Huelva

0
531

La vieja cárcel de Huelva fue declarada Lugar de la Memoria por la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía en el año 2013. Posteriormente en noviembre de 2014 Diego Valderas, vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales señaló la antigua cárcel como Lugar de Memoria de Andalucía, hoy en día se cae a pedazos.

Por este motivo, la presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera, Mar Cambrollé, junto a Pedro Jiménez, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Huelva han traslado una moción para su registro y aprobación por los demás grupos municipales para que se inste al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que, con carácter de urgencia, se lleve a cabo la reparación de “este edificio histórico e imprescindible para la memoria colectiva de Andalucía”, como recordaba Jiménez.

“En la actualidad este espacio, deteriorado por la suciedad, el paso del tiempo y el descuido, va decayendo en uno de los barrios más populares de Huelva capital, lo que supone un insulto a la memoria histórica colectiva, dejación y abandono del patrimonio público tras haber sido declarado Lugar de la Memoria por parte de la Junta”, declara Mar Cambrolle, presidenta de ATA-Syilvia Rivera.

Durante el franquismo la homosexualidad fue reprimida ferozmente. Se criminalizó primero por medio de la Ley de Vagos y Maleantes, y a partir de 1970 a través de la Ley de Peligrosidad Social. Ser homosexual fue un delito en España hasta diciembre de 1978. Un delito que se castigaba con penas de prisión o reclusión en campos de concentración, como el campo de Tefía en Fuerteventura donde eran enviados los homosexuales canarios. Hubo prisiones especiales para homosexuales como la de Huelva o la de Badajoz. En otros había módulos donde se recluían los presos homosexuales como la Modelo de Barcelona, ​​la Modelo de Valencia o la prisión de Carabanchel y la famosa tercera planta de la quinta galería conocida como el ‘Palomar’ desde donde varios presos y presas se llegaron a lanzar para suicidarse.

“Las personas transexuales además de represaliadas fueron sistemáticamente invisibilizadas, fueron tratadas como homosexuales por un régimen incapaz de distinguir entre orientación e identidad sexual”, subraya Cambrollé.

En la antigua cárcel de Huelva, Lugar de la Memoria de Andalucía, se instaló una placa para recordar a los homosexuales víctimas del franquismo, dejando olvidado a las miles de mujeres trans con las que el fascismo se cebó brutalmente. “Hoy quiero ser la voz de todas esas mujeres que fueron encarceladas entre esos muros, para que la historia no las olvide y para que nunca más vuelva a suceder”, añade Cambrollé,

Por ello en la moción se insta a la inclusión y mención de las mujeres trans, así como desde la Asociación de Transexuales de Andalucía, se pide que la nueva placa, se instale el próximo 17 de mayo con motivo del Día Mundial contra la Transfobia y la Homofobia.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta