Persecución homófoba en Chechenia: La Policía se infiltran en apps de citas para “cazar gays”

0
321

Usando las mismas tácticas que sus homólogos egipcios de infiltrarse en aplicaciones como Grindr, en las que se abren cuentas falsas para geolocalizar y ‘cazar’ a gays, se une la vergonzosa negación de las autoridades de la ex república soviética basado en la afirmación de que: “En Chechenia no hay gays” (en una población de poco más de un millón de habitantes) Así las autoridades del país niegan la investigación realizada por el diario ruso ‘Novaya Gazeta’ en el que se acusa a la Policía chechena de haber asesinado a tres homosexuales y de hacer redadas (denominadas extraoficialmente “operaciones de limpieza preventiva”) en las que se han arrestado a más de cien hombres acusados de “prácticas sodomitas”. El diario ruso apunta que las detenciones comenzaron la semana pasada en numerosas partes del país, empezando por la capital, Grozny. A pesar de que algunos de los detenidos acaban en libertad por falta de pruebas, su posición acaba siendo delicada dado ya que son repudiados por sus propias familias a la más mínima sospecha.

“Los hombres gays están siendo detenidos en relación con su orientación sexual no tradicional o la sospecha de tal. Las edades de las víctimas oscilarían entre los 16 y los 50 años, y entre los desaparecidos se encuentran al menos dos prominentes reporteros de televisión”, según indican los informes pero un portavoz del líder checheno Ramzan Kadyrov lo negó todo al New York Times. “No se puede arrestar o reprimir a personas que simplemente no existen en la república. Si esa gente existiera en Chechenia, la policía no tendría que preocuparse por ellos ya que sus propios familiares los hubieran enviado a donde nunca podrían regresar”, dijo el portavoz del Gobierno, Alí Karimov.

La información sobre estas persecuciones ha sido ratificada por la coordinadora para Rusia del panel de expertos en política internacional International Crisis Group, Ekaterina Sokiryanskaya. “Hemos recibido demasiadas informaciones sobre esta clase de redadas como para pensar que se lo están inventando”, ha declarado la activista al diario ‘The New York Times’.

Chechenia es una república de Rusia que está dividida y fracturada después de años de guerras cruentas y devastadoras. Una sociedad, al igual que la rusa, donde la homosexualidad es ilegal y el sentimiento anti-gay sigue siendo alto entre una población predominantemente musulmana.

La información surgió a raíz de una agresión contra un grupo de activistas, GayRussia, que solicitaron un permiso para celebrar el desfile de Orgullo Gay en cuatro ciudades de la región del Cáucaso Norte. Su idea consistía en recabar las esperadas negativas de las autoridades locales para presentar un caso de discriminación ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo.

La activista LGBTI, Svetlana Zakharova, dijo que estaban muy preocupados por esta situación: “Cualquier referencia a relaciones “no tradiciones” para justificar secuestros y asesinatos es amoral y criminal. La Red LGBT rusa hace todo lo posible por ponerse en contacto con las víctimas y proporcionar el apoyo de emergencia. Teniendo en cuenta las recientes declaraciones de los funcionarios chechenos, creemos que lo único que puede resolver esta situación es la evacuación”, recomiendan los activistas en una reciente declaración.

La Red LGBT de Rusia dice: “Entendemos que mucha gente quiere ayudar a los necesitados. Pero recuerde que cualquier acción no coordinada puede poner en un peligro adicional a las personas necesitadas de ayuda y a quienes están dispuestos a ayudar. Por lo tanto, no recomendamos divulgar las direcciones de las personas que están en listas para proporcionar un refugio temporal”, dijeron.

El presidente chechenio, Ramzan Kadirov,  lleva a sus espaldas multitud de acusaciones de violar los Derechos Humanos en la ex república soviética. Y en las redes sociales la información llega con cuentagotas y sesgada en un país donde no existe la libertad de prensa. Un usuario de la red social Vkontakte contó como un joven de 16 años acusado de ser gay fue detenido y apaleado y “volvió a su casa convertido en un saco de huesos”.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta