Los conmovedores relatos de los supervivientes de la crisis del SIDA de los años 80

0
582

Del papel de las lesbianas a la desaparición de barrios enteros, las personas LGBTI reales comparten sus experiencias en Reddit revelando lo que era vivir en lo que parecía un constante estado de tragedia: Confusión, falta de información, nulo apoyo del gobierno estadounidense debido a que el virus era conocido en ese momento como GRID (Deficiencia Inmunitaria relacikonada con los homosexuales).

Un usuario de Reddit publicaba: “Soy un hombre gay de 62 años. Sobreviví afortunadamente a la epidemia que comenzó a principios de los años 80 y que empeoró a mediados de los años 90. ¿Usted pregunta cómo era? No sé si puedo incluso decirle de cuántas maneras el SIDA ha afectado mi vida, aunque nunca he tenido el virus”, explica el superviviente.

“A principios de los años 80, tenía lo que yo consideraría un círculo muy grande de amigos y conocidos y una vez que la epidemia realmente comenzó a golpear, no era raro encontrar tres, cuatro o más personas que sabía que habían muerto cada mes. Creamos grupos de apoyo informales y formales para cuidar a nuestros amigos que enfermaron. Alimentándolos cuando comían, para cambiarlos, para lavarlos … Para actuar como intermediarios con las familias que “estaban preocupadas” por sus hijos, sobrinos, hermanos, etc., pero no prestaron una mano para ayudar porque el SIDA era, ¿sabes? Contagioso”, relata el hombre que vivió esta historia en primera persona.

“Tenía un libro de recuerdos o álbum de fotos de todos los que sabía que habían muerto de SIDA. Es bastante grande, por decir lo menos. ¿Quiénes eran estas personas? Eran las personas con las que había planeado envejecer. Ellos eran la familia que yo había creado y quería pasar el resto de mi vida con el tiempo que sea humanamente posible, pero cuando llegué a los 40 años, cada uno de ellos se había ido, excepto dos queridos amigos míos. Todo lo que nos queda de esos días son unos a otros, nuestros recuerdos e imágenes. Ahora estoy en forma, activo, saludable y ¿sabes qué? Disfruto cada día de mi vida. Me gusta porque la mayoría de mis amigos no pueden. A mi manera personal, quiero honrar sus vidas viviendo y disfrutando la mía”, explica.

Otro usuario contaba: “Cada chico que conociste era como una bomba de relojería en potencia. Especialmente al principio, cuando sabíamos muy poco sobre la enfermedad. No sabías si te podías contagiar besando, sosteniéndole de la mano … Entonces muchos de tus amigos o amigos de amigos enfermaron y murieron… Y nunca dejas de estar enojado por todo el asunto. Estoy vivo hoy por pura aleatoriedad”, explicaba en este desgarrador testimonio.

Otra persona explicaba que: “Si vivías en el barrio de Castro en San Francisco, todos en el vecindario eran homosexuales … Así que no sólo tus amigos se estaban muriendo, sino todo el vecindario. Un día tu cartero había sido reemplazado, al día siguiente el florista ya no estaba … No eras invitado al funeral, así que era como si la gente desapareciera”.

Tampoco faltaron en Reddit las críticas a las instituciones incapaces de reaccionar ante la situación: “Fue una locura. Fue terriblemente cruel.  Fue inexplicable durante mucho tiempo. La investigación en la enfermedad era insuficientemente financiada y, en muchos casos, grandes instituciones y figuras públicas estaban desinformadas de lo que estaba sucediendo. La gente moría repentinamente de cosas inexplicables: Hongos del dedo del pie, erupciones cutáneas, ojos ensangrentados… Todo el mundo sabía que  el virus estaba golpeando a hombres gays pero nadie sabía lo que era. Lo llamaron el cáncer gay. La gente era muy supersticiosa; acumulaban comida en casa para no ir a la tienda a comprar y un hombre me dio una conferencia sobre no presionar los botones del ascensor con la nariz porque podría coger el SIDA por ello. Sí. Eso pasó”.

Una mujer lesbiana cuenta cómo lo vivió en primera persona: “Aunque yo no estaba en riesgo, todos perdimos muchos buenos amigos. Es cierto que hay una actitud separatistas algo desconcertante entre algunos gays y lesbianas, especialmente en aquel entonces, este tiempo trágico realmente nos unió. Sentada a la cabecera de un amigo enfermo terminal y, sosteniendo su mano cuando todos los demás estaban aterrorizados, era un regalo que yo estaba dispuesta a dar. Nadie debería morir solo y nadie debería estar en el hospital en sus camas con la familia llamando para decir: “¡Esto es el castigo de los dioses!”. Mis amigos y yo, hombres y mujeres, actuamos como una capa protectora para los amigos enfermos y como compañeros de amigos mutuos que hacían malabares con la difícil realidad de tratar de estar allí y de ser fuertes cuando estábamos perdiendo a nuestra familia. Tiempos difíciles, que nunca deben olvidarse”.

Otro Redditor rindió homenaje al papel de las lesbianas, llamándolas tan heroicas como los soldados en las líneas de frente de cualquier guerra: “Estas mujeres caminaron directamente al fuego y a través de él. Y lo hicieron con algunos de los hombres gays que las trataron con malicia y desprecio. Cuando la crisis del SIDA golpeó, serían muchas de esas mismas mujeres que irían directamente de sus trabajos durante el día a actuar como cuidadoras por la noche. Debido a que la mayoría de ellas carecían de títulos médicos, por lo general, fueron relegadas a las tareas más desagradables: limpiar vómitos y mierda, la limpieza de casas y apartamentos abandonados durante semanas y meses. Pero no ser directamente responsables de la atención médica también los convirtió en los objetivos más convenientes para la ira devastadora y la rabia que estos hombres sentían; muchos de los que habían sido abandonados por su propia familia y amigos. Llegaron en ayuda de hombres gays aun cuando no estaba claro con qué facilidad podía transmitirse el virus. La transmisión a través de agujas era todavía una preocupación, por lo que a menudo usaban dos o tres capas de guantes de látex para protegerse, pero más de una vez las vi con frustración quitarse los guantes para comprobar si había fiebre o sosteniendo una mano que colgaba indiferente del borde de una cama cuyas sábanas habían lavado”.

Como cuenta este usuario de Reddit sobre estas mujeres anónimas “Proporcionaron ayuda, consuelo y atención médica a hombres que se marchitaron en hospicios, hombres que ya habían perdido a sus amantes y amigos por la enfermedad y pasaron sus últimos meses en agonía. Habían sido abandonados por sus propias familias, y si no fuera por las lesbianas – la mayoría voluntarias – habrían sufrido solos. Y cuando la medicina no podía hacer más por ellos y sus pulmones se llenaban de líquido, a menudo eran las mismas mujeres a quienes se les dejaba administrar suficiente morfina para liberarles, que les había dado el médico que había dejado en la habitación Y los médicos volvían a los 15 minutos más tarde para firmar el certificado de defunción (una práctica común en el momento)”.

“El VIH mató a mis amigos, me quitó a mi pareja y me arrancó la vida. Durante ese tiempo, hice lo que pude. Pero nada de lo que hice o me llamaron a hacer en mi vida me pone en el ejemplo de las lesbianas que conocí en los años 80 y 90. Me he sentido obligado a recordar lo que hicieron, y a asegurarme de que la gente también lo recuerde”, comenta orgulloso el usuario de Reddit como homenaje a todas esas mujeres lesbianas que en el anonimato ayudaron a tantos gays a morir acompañados ofreciéndoles una mano amiga en sus últimos momentos.

Últimos establecimientos o servicios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta