La valiente historia de un futbolista semi-profesional en su lucha por salir del armario

0
183

El ex jugador de fútbol profesional, todavía en activo en un equipo semi-profesional y modelo, Adam McCabe, sale del armario. Su experiencia profesional es muy larga ya que ha militado en equipos de fútbol de tres continentes en Inglaterra (durante 3 años y medio), Tailandia (durante seis meses) y Eslovaquia (otros seis meses), así como en el equipo universitario en Vassar Collage y actualmente forma parte de la plantilla de los Georgia Revolution, un equipo semi-profesional de la Liga Nacional de Fútbol de Estados Unidos.

McCabe ha compartido su historia en un poderoso ensayo publicado en Meanwhiler  en el que dice: “Mientras jugaba al fútbol cuando era un niño ni siquiera pensé en mi sexualidad hasta que finalicé la escuela secundaria y el comienzo de la universidad (tenía unos 19 años)”, escribió.“El fútbol era lo más importante; era todo lo que pensaba. Vivía, respiraba, comía y dormía con el fútbol. Y no iba a dejar que nada, como una relación o mi sexualidad, se interpusiera en mis metas y mis sueños”, explica McCabe, una situación personal que estamos seguros que supondrá una lección para muchos futbolistas que aún están en el armario.

También cuenta las dificultades que supuso las charlas de vestuario con sus compañeros de insignia. Su falta de experiencia con las mujeres se hizo evidente y se sintió incómodo y en una diatriba si contar o nunca dejar escapar su secreto: “Nunca me dijeron que escondiera mis preferencias sexuales mientras jugaba en Estados Unidos, Europa o Asia. Sin embargo, como atleta gay mi instinto natural era ocultar esto a mis compañeros de equipo, aficionados y entrenadores. El lenguaje que se utiliza durante los partidos, en el vestuario y en el campo es extremadamente masculino y, a veces, vulgar. He escuchado a mis compañeros usar lenguaje homofóbico tanto en el mundo del fútbol como en la vida cotidiana. Te hacen realmente prestar atención al entorno y al debate de cada acción como un atleta en el armario”.

McCabe asegura que tenía miedo de compartir su sexualidad después de lo que a diario escuchaba decir a sus compañeros: “Si bromean o no, estas palabras se quedan grabadas en el cerebro y son la forma en que actúa ante las situaciones y lo que rodea a tus compañeros de equipo”.

Ninguno de los compañeros de equipo de McCabe lo sabía, en parte porque estaba “avergonzado, nervioso y asustado de ser así”. En declaraciones a OutSports, McCabe dijo que “nunca se sintió entero” en el camino, hasta que regresó a Atlanta y tomó un descanso como futbolista profesional. “He crecido y cambiado mucho desde mi regreso y ahora estoy en un lugar para ayudar a otros atletas LGBTI que pueden estar luchando. Si puedo ayudar al menos a una persona que necesita orientación, apoyo o incluso un amigo con quien hablar, estoy aquí”, explica.

Un hombre valiente y con mucho coraje.

Fotos: Instagram de Adam McCabe

Últimos establecimientos o servicios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta