La Comunidad Valenciana se pone las pilas con el colectivo LGBTI

0
1182

En Loottis nos encantó cuando en mayo de 2014 las diputadas de Compromís en las Corts Valencianes, Mónica Oltra y Mireia Mollà, se besaron en la campaña de apoyo a la visibilización del colectivo LGTB impulsada por la revista digital nosgustas.com y, por eso, hemos querido rescatar esta imagen para ilustrar esta noticia doblemente positiva.

El pasado 20 de junio se aprobaba por unanimidad en las Corts Valencianes una proposición no de ley defendida por Isaura Navarro, de Compromís, y apoyada unilateralmente por todos los grupos (incluyendo el PP) para terminar con la presunción de heterosexualidad en el ámbito sanitario y que la consulta del médico de familia no se convierta en un “segundo armario” en el que meterse. Así se pretende acabar con la negación de acceso a un mejor tratamiento por la condición sexual o no tener un diagnóstico preciso por vergüenza a corregir al médico sobre la orientación sexual. Se trata de crear un entorno que favorezca el hablar de otras realidades y se eviten casos de discriminación como la negativa a realizar pruebas ginecológicas por el simple hecho de ser lesbiana  o las restricciones en materia de reproducción asistida

Por otro lado, desde esta semana se han dado los pasos para que la transexualidad no sea una patología ante la ley de Valencia. La sanidad pública financiará la cirugía de reasignación de género, impulsada por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, atención a la que se destinará 1,2 millones de euros en materia de cirugías para la reasignación corporal, apoyo psicológico o terapia hormonal gracias a la aprobación del anteproyecto de ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad y expresión de género. Es lo que la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha definido como “garantizar el derecho a la autodeterminación de género de las personas que manifiestan una identidad de género distinta a la asignada en el momento de nacer”.

En el ámbito educativo, se incluye un protocolo específico para abordar esta realidad en los colegios e institutos y el respeto a la identidad de género de los menores trans, como que las listas de clase recojan la identidad de género escogida por el alumnado, siempre con el consentimiento de sus padres o tutores legales. Además, se respetará la imagen física y la libre elección de la indumentaria del alumnado, el acceso y el uso de las instalaciones del centro de acuerdo con la identidad de género sentida, incluyendo los lavabos y los vestuarios.

En el terreno laboral y de responsabilidad social, se establecen medidas de no discriminación y el fomento de la contratación de personas trans, mientras que se establece esta realidad como una situación de vulnerabilidad en las políticas de servicios y de inclusión social. Oltra ha explicado que, en el ámbito familiar, se establece la no discriminación por identidad de género en la adopción y en el acogimiento, y se reconoce como violencia familiar cuando dentro de este ámbito no se respete la identidad de género de uno de sus miembros.

El texto se ha remitido al Consejo Jurídico Consultivo para que en el mes de septiembre pueda entrar en las Corts para su tramitación parlamentaria.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta