La asesora de Seguridad Nacional de Trump culpó a sus padres de la “promiscuidad gay” de su hermano fallecido de sida

0
842

El escándalo está servido y es que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tiene una puntería extrema para atraer la atención sobre todo lo que hace y a quién selecciona para su gabinete. Trump elegía este viernes pasado a la persona que quiere que sea su asesora adjunto de Seguridad Nacional, la comentarista de la Fox News, la republicana Kathleen Troia “KT” McFarland, de 65 años de edad. La misma persona que rechazó a su hermano y se negó a verle los últimos dos años de su vida porque tenía sida, enfermedad de la que murió. La misma que culpó a sus padres por ser los causantes de la “promiscuidad gay” de su hermano a consecuencia de una infancia en la que sufrió abusos y maltratos por parte de sus progenitores. Una historia, sin duda, muy enrevesada y de película de terror aunque sea cierta.

Según el Washington Blade, KT McFarland, envió una carta a sus padres en el que les explicaba que se negó a ver en vida a su hermano porque no aceptaba su homosexualidad: “¿Alguna vez te has preguntado por qué nunca he tenido algo que ver con Mike y nunca dejes que mis hijas lo vean aunque vivamos a sólo quince minutos de distancia el uno del otro? Ha sido un homosexual de toda la vida, la mayoría de sus relaciones son breves y fugaces”, destaca la dura carta dirigida a sus padres y fechada en 1992 (tres años antes del fallecimiento de su hermano, Michael Troia).

La carta se publicó en el New York Times en 2006 cuando McFarland esperaba ser candidata del partido Republicano frente a su opositora, Hillary Clinton, cuando se postuló para un segundo mandato en el Senado de los Estados Unidos.

Después de una visita inicial que McFarland le hizo a su hermano en el hospital, a principios de 1990, no volvió a contactar con él en los dos últimos años de su vida, de acuerdo con la información publicada por el prestigioso tabloide. Supuestamente expulsó a su hermano, Michael Troia, poco después de descubrir que tenía sida y culpó  a su familia del los “problemas” de su hermano como resultado de sufrir abusos infantiles.

En la carta que dirigió a sus padres en 1992 cuenta que vivió a pocos kilómetros de su hermano durante 10 años, entre 1985 y 1995, pero McFarland admitió que lo había sacado de su vida después de enterarse de que tenía VIH y rehusó dejar que sus hijos le vieran: “Realmente estaba viviendo una vida de ir a Central Park con mis hijos y él hacía su vida sin ningún secreto al respecto porque era abiertamente gay. No tuve ningún problema con eso, lo amaba. Pero me preocupaba cada vez más porque hablaba de un estilo de vida muy promiscuo. Y me entristeció muchísimo”.

Michael Troia era graduado por la universidad de George Washington y trabajaba como analista de créditos de largo plazo para la compañía Merrill Lynch. El joven murió a consecuencia de las complicaciones derivadas del sida que padecía en 1995.

No acompañar a su hermano a sabiendas que estaba muriéndose, al parecer, dejó a McFarland con algún pesar: “¿Me gustaría pasar más tiempo con él? Por supuesto que sí “, dijo en 2006, “Es el gran pesar que siento por mi vida adulta, que no pasé más tiempo con él, que no estaba con él en sus últimos meses”.

Después de la publicación del artículo de la revista, McFarland supuestamente trató de enmendar sus sentimientos de culpa con una nueva declaración: “Al tratar de dejar atrás un pasado doloroso, escribí dos cartas francas a mis padres en 1992 por indicación de un consejero. Ahora, en medio de una campaña política, esas cartas han encontrado su camino en manos de un periodista”.

En una entrevista posterior con el New York Times, McFarland dijo que creció en un hogar donde a partir de los 2 años ambos fueron golpeados y azotados con cinturones, que en una ocasión su padre le apuntó con un arma en la cara y amenazó con matar a la familia.

McFarland, en otro reportaje de los medios de comunicación -que citó a los asesores que temen públicamente que ella parezca homófoba- enfatizó que supuestamente creció en un hogar con abusos físicos: “Pienso que el abuso afectó absolutamente su comportamiento más arriesgado, su lado más promiscuo – no quiero usar la palabra autodestructivo – ¿hay otra palabra como ésa? No creo que sea algo que lo haga gay pero esas cosas dejan cicatrices emocionales en todo el mundo y todo el mundo reacciona de diferentes maneras” ¿Qué quiere decir McFarland que su hermano era gay porque fue un niño maltratado?

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta