El hermoso legado de una de “Las Chicas de Oro”: Un hogar para jóvenes LGBTI sin techo

0
10895

A mediados de los años 80 y hasta principios de los 90 triunfaba en la televisión una divertida comedia protagonizada por cuatro encantadoras abuelitas. Eran Bea Arthur, Betty White, Rue McClanahan, y Estelle Getty, Los niños y mayores de esa época nos reíamos con las peripecias de las cuatro señoras, una divorciada y tres viudas, que compartían un chalet en Miami, Florida. Hoy por hoy, sólo la nonagenaria Betty White de “Las chicas de oro” que tantas alegrías nos dieron está viva y sigue trabajando esporádicamente demostrando tener una salud de hierro. No nos extraña que en 2015, Betty, fue elegida “Icono de la televisión favorita”.

Hoy queremos hablaros de Dorothy Zbornak (interpretado por Bea Arthur, la única divorciada e hija de Sophia Petrillo, era la “chica” responsable). Arthur fallecía en su casa de Los Ángeles, California, rodeada de su familia, la mañana del 25 de abril de 2009, a la edad de 86 años. Estaba enferma de cáncer. Era una gran artista pero también una mujer con una gran conciencia social para los más desfavorecidos. Así en su testamento dejó como última voluntad donar 268.000 euros para apoyar el Centro Ali Forney para jóvenes LGBT sin hogar. Una institución humanitaria que abrió sus puertas en junio de 2002 y que lleva este nombre en recuerdo de una joven afroamericana transexual que usaba también el nombre de Luscious y que fue consejera, asesora y defensora de jóvenes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) sin techo. Ali Forney fue asesinada en plena calle, en  el barrio de Harlem.

Aparte de esta suma importante de dinero a principios del año que viene abrirán sus puertas el Residencia Bea Arthur con el objetivo de dar esperanza y refugio a los jóvenes LGBTI. El centro, ubicado en el 222 Este de la calle 13, en el East Village de Manhattan, contará con 18 habitaciones y con un programa de transición que ofrecerá a la juventud LGBTI un lugar seguro al que poder llamar casa mientras que están buscando su camino hacia la independencia.

El refugio se esperaba que abriera para abriera sus puertas este verano, pero la normativa vigente de construcción ha causado algún que otro revés de menor importancia. Se prevé que las obras en el edificio estén terminadas para febrero de 2017.

Y es que antes de su muerte, Bea Arthur prometió que haría todo lo que pudiera para dar a los jóvenes LGBTI sin techo un lugar seguro donde encontrar apoyo y cariño: “Estos niños en el Centro Ali Forney están literalmente tirados por sus familias debido al hecho de que son lesbianas, homosexuales o personas transgénero. Esta organización realmente está salvando vidas”, dijo la artista en una entrevista con la revista Next.

En 2012, el Consejo de la ciudad de Nueva York donó 3 millones de dólares (2.680.000 de euros) a los que sumar otros 300.000 dólares ofrecidos por el presidente del condado de Manhattan, Scott Stringer para el proyecto del refugio del Ali Forney Center (AFC).

Gracias a gente con corazón como Bea Arthur los jóvenes LGTBI podrán tener un sitio más donde se les reconozca su valía para que puedan crecer y desarrollar las oportunidades de tener una vida plena. ¡Gracias Bea!.

 

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta