Fallece Carrie Fisher: La actriz que logró dar un toque de humor a que su marido le dejara por otro hombre

2
1127

La vida de Carrie Fisher va mucho más allá de la princesa Leia Organa de Star Wars que la hizo tan famosa. Tuvo que lidiar con la fama prematura desde su nacimiento y acabó en una vida desordenada en la que las drogas cobraron gran protagonismo. Fisher, que falleció ayer martes a la edad de 60 años después de haber sufrido un infarto el viernes en un avión, estuvo casada con el cazatalentos de Hollywood, Bryan Lourd, durante tres años (de 1991 a 1994), padre de su única hija, Billie Lourd, que ejerce de actriz y es popular por encarnar el papel de Chanel #3 en la serie de FOX, Scream Queens. Lourd dejó a su mujer por otro hombre, Bruce Bozzi, propietario de varios restaurantes, pero, aunque Fisher no tuvo suerte con asuntos del corazón, sobre su ex dijo: “Me dijo más tarde que lo había convertido en gay. . . Tomando la codeína otra vez”, escribió la actriz en sus memorias en clave de humor tituladas Wishful Drinking.

carrie_fisher_wishful_drinking

Fisher narraría en primera persona su relación con las drogas y los pormenores de su vida y carrera en “Wishful Drinking”, un libro de memorias que HBO se encargó más tarde de transformar en el documental “Shockaholic”. Precisamente en “Wishful Drinking”, Fisher dedica unas páginas a contar las anécdotas sobre su relación con Lourd logrando ver el lado divertido a que su ex le dejara por otro hombre relacionándolo con el problema de adicción que tenía a las drogas: “Sabes, nunca leí esa advertencia en la etiqueta. Pensé que decía “maquinaria pesada, no homosexualidad” ¡resulta que podría haber estado manejando esos tractores todo el tiempo!”

Fisher y Lourd varios años después de su separación recuperaron su amistad para coproducir a su hija, la actriz Billie Lourd: “Bryan es un buen hombre de muchas maneras”, dijo Fisher al Daily Mail en 2011 cuando presentó sus memorias Wishful Drinking en Londres. “Tomó un tiempo ajustarnos pero luego empezamos a ir de vacaciones. Billie, Bryan, yo y ese hombre con el que se estaba viendo. Queríamos demostrar lo mucho que la amamos. Quería que Billie viera que podíamos ser amigos porque nunca tuve eso con mis propios padres”, explicó la actriz.

Los padres de Carrie Fisher fueron el icono de la pantalla, Debbie Reynolds, y el famoso cantante ya fallecido, Eddie Fisher. Carrie tenía apenas 18 meses, en 1958, cuando su padre abandonó a la familia por una recién enviudada Elizabeth Taylor, con quien más tarde se casó. Eddie Fisher no participó en la crianza de sus hijos Carrie y Tod. Por eso para la actriz era muy importante que su hija sintiera la presencia de ambos progenitores:  “Me alegro de que tenga  Billie un buen papá”, dijo Fisher en la entrevista antes de agregar tristemente: “¡Él es todo lo que mi padre no fue incluyendo ser gay!”

Billie le preguntó una vez a su madre por qué mantuvo una foto de sí misma con su padre y el hombre por el que la dejó encima de su piano. Y su madre contestó: “Porque me recuerda que es un fracaso del que aprendí. Además, es gracioso, el queer de Hollywood en su mejor momento”.

Sobre si le hubiera molestado más que su marido le dejara por otro hombre en vez de por otra mujer, Fisher lo tenía claro: “La gente me pregunta si disminuye el golpe que me dejara por un hombre porque es un rechazo a mi género y, por lo tanto, no es personal. Pero no me importa lo que la gente diga. Yo estaba humillada, traicionada y creía que de alguna manera lo había estropeado. No sé si creí que le hice gay pero había fracasado y eso es lo que realmente importa”, recordaba la actriz. Lourd se casó a principios de este año con su pareja desde 1994, Bruce Bozzi.

Carrie Fisher fue la princesa que no tuvo suerte en el amor y mantuvo una relación tempestuosa con todos los hombres que marcaron su vida. Con el integrante de Simon & Garfunkel, Paul Simon, estuvo casada once meses tras seis años de noviazgo. Se divorcio en 1984, volvieron a estar juntos durante un tiempo y volvieron a romper. El compositor escribió la canción ‘Hearts&Bones’ inspirándose en la tormentosa relación que tuvo con la actriz. Antes de contraer matrimonio con Simon, estuvo a punto de comprometerse con el actor canadiense Dan Aykroyd, pero la relación tampoco llegó a buen puerto.

Y la relación más efímera y mediática fue la que mantuvo durante tres meses con Harrison Ford durante el rodaje en 1976 de La guerra de las galaxias. Episodio IV: Una nueva esperanza y que desveló recientemente en su último libro. En The Princess Diarist relató sus experiencias con el atractivo Han Solo mientras rodaba la cinta galáctica. Entonces, Ford tenía 33 y ella 20, estaba casado y tenía dos hijos. Por eso dejó que pasara mucho tiempo antes de contar su corto romance.

Descanse en paz, Carrie Fisher, la mujer que dijo que quería que ser recordada en su obituario con esta frase: “Quiero decir a mis amigos que no importa cómo muera, quiero que digan que me ahogué a la luz de la luna, estrangulada por mi propio sujetador”, en referencia a una anécdota con el director de la saga de Star Wars, George Lucas, quien le explicó que no podía llevar sujetador bajo el vestido blanco con el que representó a Leia. Según Fisher, cuando preguntó a Lucas el motivo, el director se limitó a decir: “Bueno, en el espacio no existe la ropa interior y si estuvieras en el espacio la ingravidez haría que tu cuerpo se expandiera… pero tu sujetador no lo haría, así que acabarías estrangulada por tu propio sujetador”.

En las redes sociales, las celebridades LGBT le han rendido un sincero homenaje a la artista. Estos son algunos de los comentarios, tweets y post:

Foto de portada: Flirck / Gage Skidmore

Últimos establecimientos o servicios

2 Comentarios

Dejar respuesta