¿Dónde hay pelo hay alegría? Pues no siempre….

0
1453

Efectivamente, todos los estudios realizados sobre la materia coinciden en que, para la gran mayoría de las personas, el cabello –su existencia y calidad– incide directamente en nuestra felicidad y estado de ánimo. Es por eso que, cuando surgen problemas capilares y asoma la alopecia, buscamos una solución rápida y efectiva que nos devuelva la alegría perdida. Pero, cuidado, no todo vale. Y nos referimos a esa tendencia de viajar a Turquía en busca de un implante.

Subvencionada por el gobierno turco como medida para fomentar el turismo, esta práctica supone una opción low cost para pacientes de todo el mundo. La cara B de este asunto es que muchos regresan descontentos con la experiencia; en estos casos, en lugar de dar felicidad, el pelo se convierte en una pesadilla. En un inicio parece una opción barata, pero a los 2.500 € de coste medio del tratamiento hay que sumarle los gastos de estancia en el país. “Al final, el paciente se gasta en Turquía mucho más dinero por aquello del ‘ya que estoy’, porque normalmente aprovecha el viaje para hacer turismo. Pero debe tener en cuenta una serie de consideraciones muy importantes. Por ejemplo, en Turquía no suele primar el principio básico de libre elección del médico, ya que envían a los pacientes a un centro predeterminado, sin un trato previo ni contacto posterior con el médico una vez terminada la operación, que lógicamente se queda en Turquía. Esto hace que sea realmente complicado recurrir a él ante cualquier complicación que pueda surgir de vuelta a España. Esto se complica, además, cuando las intervenciones y cuidados postoperatorios no los realizan cirujanos plásticos titulados, sino técnicos sin formación adecuada y conocimientos necesarios.

Resumiendo. Parece ser que el único factor decisivo a la hora de afrontar un tratamiento de implante capilar es el coste, cuando debería primar la técnica y maestría del cirujano, y la clínica y medios con los que trabaja. En España la oferta es muy profesional. El estándar y variedad de opciones que existen en nuestro país son difíciles de encontrar en cualquier otro mercado, al menos de la Unión Europea. Pero es que, además, existen importantes facilidades económicas.

Doctores  Julio Millán y Ramón Vila-Rovira

 

Cirujanos plásticos con dilatada experiencia, Ramón Vila-Rovira y Julio Millán fundaron hace algo más de un año la Clínica Drs. Millán&Vila Rovira de Madrid. Vila-Rovira, con más de 5.000 cirugías capilares practicadas, dirige la Unidad de Trasplante de Pelo, que ofrece diversas terapias preventivas y absolutamente personalizadas –Microinjerto cutáneo Regenera Activa, Bioestimulación capilar, Carboxiterapia o Infiltraciones capilares–, así como autotrasplantes de pelo mediante las técnicas FUSS (de Tira) o FUE (sin cicatrices), ésta última la más moderna e innovadora.

Clínica Drs. Millán & Vila-Rovira.

C/ Castello, 41. 28001 Madrid. Tel. 91 599 66 24.

http://laclinicadelpelomadrid.es

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta