Un curso de cocina propone aprender a elaborar platos con semen como ingrediente principal

0
260

Cecilia Westbrook, una estudiante de la Universidad de Wisconsin observó que las bacterias más comunes que se encuentran en una vagina saludable es el lactobacillus, las mismas que se encuentran en el yogur. Por eso decidió hacer yogur con bacterias de la flora vaginal y un amigo colgó su experimento en VICE.  Westbrook describió la mezcla que tenía un sabor amargo como “yogur indio”. Pero desde el Centro de la Administración Federal de Fármacos de Estados Unidos para la Seguridad de los Alimentos y Nutrición Aplicada advirtieron que “las secreciones vaginales no se consideran alimento y pueden transmitir enfermedades humanas. Un producto alimenticio que contiene las secreciones vaginales u otros fluidos corporales se considera adulterado”, explicó  Theresa Eisenman, jefe de prensa de este servicio.

¿Si se podía con fluido vaginal porqué no con semen?

Hablar de tomarse el semen puede resultar desagradable para muchas personas mientras que para otras resulta excitante por su textura y sabor. Sea cual sea tu opinión, lo cierto es que se han encontrado diversas propiedades nutritivas en el semen pero hasta ahora nadie había anunciado un curso con este fluido como ingrediente principal. El portal Wonderush anuncia un original curso que se llamará “Cocinando con semen”, el primero que se imparte de su género (que sepamos). Aunque aún no han anunciado el lugar dónde se impartirá sí se sabe que será en el barrio londinense de Shoreditch.

Es lo que han denominado BYOS (Bring Your Own Semen). Es decir, el único requisito que deben cumplir los alumnos es traer su propio semen o el de su pareja con el que se elaborarán entrantes, platos principales, postres y hasta bebidas maridadas con el fruto de la eyaculación. Los organizadores requieren de aproximadamente de cinco cucharaditas de esperma para crear las originales recetas.

La prestigiosa Educadora Sexual del Reino Unido, Alix Fox, respalda la iniciativa y sobre este curso ha dicho a The Independent: “Si bien la idea de traer semen a la cocina, sin duda, repele a muchas personas, algunas encuentran la idea de consumir una sustancia tan íntima una increíble sensación. Creo que si tenemos en cuenta que los seres humanos consumen regularmente huevos, que son esencialmente el producto de la menstruación del animal, comer el semen de la pareja no parece tan descabellado”.

Fox también bromeó diciendo: “También podemos probar a congelar el semen para preservarlo antes de estar listo para preparar una tarta Victoria o una ronda de té helado “Schlong Island”, aunque esto puede afectar al sabor al descongelar cambia la consistencia del fluido”, añadió la experta.

Los organizadores han confirmado las clases seguirá adelante aunque muchos han especulado que el evento es un truco publicitario. Se necesitan 30 personas para que el curso pueda realizarse.

Degustar el semen no es tan descabellado y ya había llamado la atención de algunos chefs que han creado libros de recetas que tienen como ingrediente principal el semen. Son el caso de libros como “The home of semen cuisine”, “Semenología: el Libro de Cabecera del Bartender sobre Semen” o de “Natural Harvest – A Collection of Semen-Based Recipes” (“Cosecha natural: Una colección de recetas a base de semen”) del chef Paul “Fotie” Phoenhauer.

Aquí por ejemplo tenéis la receta del Macho Mojito a base de hierbabuena, hielo picado, azúcar, lima, ron, soda y un chorreón de semen.

Pues nada, si os animáis pinchando aquí podéis inscribiros en este curso. Desde luego la experiencia es bastante curiosa y diferente para hacer en Londres.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta