Curas ortodoxos gays: Solidarios con el VIH en el nuevo calendario homoerótico de 2017

1
4739

(+18) El proyecto Orthodox Calendar lanza su nuevo calendario de curas chulazos que nos sorprenden protagonizando escenas calenturientas de alto voltaje en las que se explora el universo sexual y religioso. El calendario del OC Art Project alcanza este año próximo su quinta edición desde que comenzara a publicarse en 2013. Desde entonces, han realizado sesiones de fotos ambientadas en capillas con sacerdotes en escenas de sexo debajo de altares y con las sotanas por las rodillas. Toda una provocación que a más de uno le resulta muy excitante, a pesar de que se confirmase que, como era de esperar, los curas ortodoxos no son tal, sino modelos.

En el 2017 con el título: “Sacerdote al que me gustaría follar”, el equipo creativo se sumerge en la vida privada de los curas homosexuales para crear una serie de imágenes artísticas que celebran la libertad de los dogmas.

A través del hashtag # OC2017 el proyecto quiere dar a conocer la homofobia dentro de la Iglesia. Y es que este proyecto artístico sigue siendo un esfuerzo global único contra de la homofobia en la región ortodoxa. Este próximo año el calendario cobra un cariz solidario sobre un asunto muy urgente: Ayudar a los niños desfavorecidos que viven con el VIH en Europa del Este.

calendario-ortodoxo-gay-2017

El equipo de proyecto Orthodox Calendar define así su trabajo de 2017: “Cada vez más impulsado por las ganancias y la codicia, ocupada sólo de perpetuarse en su propio beneficio, la Iglesia ha perdido su camino. Se ha transformado en una bestia muy diferente y no ha logrado llegar a su gente. Estos son los tiempos de los ciegos guiando a otros ciegos.

En Europa del Este, una nueva iglesia se construye cada tres días. La catedral ortodoxa más grande del mundo se encuentra actualmente en construcción, con un precio inicial de 500 millones de euros y se espera que aumente. ¿Cuántos niños alimentaría ese dinero?, ¿cuántas almas desesperadas podrían encontrar consuelo en refugios construidos entorno a la región?, ¿cuántas escuelas de nueva construcción educarían a los líderes del mañana?.

La mayor parte de los fondos que alimentan esta campaña de construcción agresiva son del dinero público. Mientras tanto, las personas carecen de servicios médicos, equipo médico y un acceso aún más básico a la salud.

Mientras que la Iglesia crece cada vez más preocupada por los proyectos faraónicos, la homofobia dentro de la Iglesia sigue siendo tan febril como siempre y los problemas del mundo real permanecen sin resolverse.

En una época en donde las iglesias de todo el mundo han olvidado su verdadera vocación, no podemos permanecer en silencio. ¿Qué es sino la libertad de cuestionar la autoridad tradicional?.

Algunos sacerdotes ortodoxos están igual de insatisfechos. Para protestar por la hipocresía de la Iglesia, los sacerdotes ortodoxos más calientes se quitan sus vestimentas en la edición 2017 del calendario ortodoxo”.

Puedes encargar el nuevo calendario ortodoxo en Amazon o comprarlo directamente en la tienda online de www.orthodox-calendar.com. El precio para el calendario de pared clásico es 14.99 euros; la versión más explícita cuesta 29,99 euros y el “Making Of” en DVD por tan sólo 9.99 euros. Recuerda que busca luchar contra la homofobia y concienciar que el deseo no tiene límites en términos de género, orientación o identidad sexual, raza, opinión, creencias, edad o cualquier otro estatus personal.

Te mostramos aquí el vídeo promocional de 2017:

Curas, sotanas, cuero y uñas pintadas
El calendario comenzó a realizarse precisamente cuando Rusia se puso más severa con la ley contra la propaganda homosexual. Los responsables de las fotografías consideraron que la Iglesia Ortodoxa era uno de los agentes que más estaba luchando contra el colectivo LGTB y decidió contraatacar con este calendario. Tras la primera edición, rodeada de éxito y polémica, en 2014 optaron por defender el matrimonio entre personas del mismo sexo y retrataron a parejas del este de Europa celebrando (ya os podéis imaginar cómo) el día de su boda.

La tercera edición, de 2015, llevó el nombre de ‘S.A.L.I.G.I.A.’ y luchaba por la tolerancia dentro la sociedad. Sus protagonistas eran un grupo de curas que se rebelaban contra el organismo central de la Iglesia, aceptaban la homosexualidad y la rechazaban como uno de los pecados capitales. Ese fue el año en el que más iconos religiosos utilizaron y, como venía siendo costumbre, se puso a la venta una edición sin censura en la que se mostraban sin tapujos las escenas (y los modelos).

El año pasado la campaña llevaba por nombre “Sancta Paraphilia” y pretendía explorar la aceptación sexual a través de la historia del padre ortodoxo Vitaly Milonov, un personaje ficticio con el mismo nombre que el polémico político ruso obsesionado con erradicar la homosexualidad hasta el punto de querer vetar a Apple y Facebook en Rusia.  El padre Vitaly emprende en el calendario un viaje por el este para explorar la diversidad de formas del deseo, concretamente los descritos por el Patriarca Cirilo I de Moscú como “perversiones diabólicas”. Vitaly, que en un principio consideraba la homosexualidad y la parafilia unos conceptos sucios y en conflicto con su religión, finalmente comprende que no debe temer al deseo, sino aceptarlo, y que el diablo verdadero lo representan Cirilo y su círculo del Kremlin de Moscú.

Últimos establecimientos o servicios

1 Comentario

  1. los curas ortodoxos estan casados y tienen sus mujeres. Por que no prueban un calendario del mismo tipo pero con tematica islamica en ves de concentrarse en el mundo ortodoxo? Segun sabemos fueron otros que probaron suerte de este modo

Dejar respuesta