Cuatro de cada diez hombres gays practica sexo sin protección: ¿Somos la generación bareback?

0
2216

“Soy un cumdump bareback y entiendo los riesgos”. Esto es lo que ha respondido 4 de cada 10 hombres homo y bisexuales del Reino Unido en una encuesta sobre sexo sin protección realizado a 1.500 hombres gays del Reino Unido publicado en un artículo titulado ¿Somos nosotros la generación bareback? por la revista de temática gay FS. La traducción literal de “cumdump” hace que pierda su encanto ya que “cum” es semen y “dump” se traduce como depósito, basurero o contenedor. Así que un “cumdump” es una persona que existe para que los hombres depositen su semen en alguno de sus orificios. Y “bareback” se traduce como “a pelo”.

Ha transcurrido 35 años desde que el New York Times informara sobre un “cáncer raro detectado en 41 homosexuales”, un artículo publicado en el verano de 1981 que se considera la primera noticia relevante sobre el VIH / SIDA. Toda una generación de hombres homo y bisexuales que ya han crecido en una sociedad inundada por las campañas de uso de condones y sexo seguro campañas como parte de la vida cotidiana.

Sin embargo, estudios recientes muestran un aumento de las relaciones sexuales sin protección entre hombres homosexuales seronegativos y seropositivos. ¿En un mundo en el que los tratamientos antiretrovirales  y la dificultad de acceso a la PrEP, es  el comienzo de una generación que apuesta por las relaciones a pelo?.

En ese estudio sobre la salud sexual realizado en Gran Bretaña por The Gay Men´s Health Charity, GMFA, refleja que aunque los gays y bisexuales varones están preocupados por contraer el VIH no significa que se decanten por el sexo seguro usando condones.

En esta encuesta el 39% de los hombres homosexuales dijo que la mayoría de las relaciones sexuales que tuvo en el último año fue sin protección, mientras que el 25% aseguró que sólo tenían relaciones sexuales anales sin protección ocasionalmente, mientras que el 35% dijo que no tenía relaciones sexuales sin protección.

GMFA también preguntó a os encuestados que aseguraron que eran seronegativos si les preocupaba contraer el VIH o el sida:

El 42% dijo que no están preocupados por el VIH, frente a un 43% que dijo no preocuparse por contraer otras enfermedades de transmisión sexual, el 47% sí le intranquilizaba poder ser seropositivo y hasta un 51% creía que las campañas actuales contra el VIH no iban con ellos.

Lorne, un joven de 24 de Cardiff, aseguró haber tenido sexo a pelo con más de 30 chicos en el último año: “Está lejos de ser una sentencia de muerte. Prefiero tener el VIH que la diabetes. Me esfuerzo por no rechazar a alguien en función de su estado sexológico”.

Mike, de 32 años y residente en Londres, no le preocupa poder ser serpositivo y no le pregunta el estado  sexológico a sus parejas sexuales ocasionales. “No lo pido porque no me importa. Soy un cumdump a pelo. Entiendo los riesgos”, aseguró.

El director general interino de The Gay Men´s Health Charity, GMFA, Ian Howley, asegura: “La prevención del VIH se trata de mucho más que decirle a alguien que use un condón o que para probar, tome la PrEP. Se trata también de autoestima, de la salud mental y la potenciación de una conciencia de nuestra propia salud. Si no se preocupas por ti mismo, ¿por qué preocuparse por otros seronegativos?. Y aquí es donde la prevención del VIH tiene que cambiar. Necesitamos dar un paso atrás y pensar en cómo nos acercamos a esta. El juego ha cambiado y tenemos que cambiar de táctica. Si vamos a ganar finalmente la lucha contra el VIH no va a ser gracias a hablar de la PrEP, el uso de condones o de hacerse la prueba. Va a ser cuando nosotros, como comunidad, empecemos a valorar nuestra propia vida, a trabajar en nuestra autoestima y asegúrarnos de que nos ocupamos de los problemas que enfrentamos en nuestra vida día a día. Ser seronegativo es sólo una parte de la batalla para estar sano”.

Como cuestiones contraproducentes, este experto en la materia dice que estamos en un momento en que el gasto en la prevención del VIH se ha reducido año tras año drásticamente, lo mismo que las donaciones y, por ello, el trabajo de las organizaciones benéficas se está viendo perjudicada y no es una cuestión que atañe sólo al Reino Unido sino a nivel mundial.

Foto de portada: Realizada en 2014 por el fotógrafo David Vance para un reportaje titulado “Love is in the air”, protagonizado por la pareja gay de modelos y acróbatas, Stephane Haffner y Kyle Kier.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta