¿Por qué contratar un Wedding Planner Gay-Friendly?

0
206

El debate acerca de si se debe añadir la coletilla “Gay Friendly” a nuestra profesión o no es bastante recurrente en el sector del Wedding Planner.

¿Existe alguna diferencia entre la organización de una boda si la pareja es heterosexual o no? ¿Hacer esta distinción no es una forma de discriminación en sí?

El principal temor es transmitir que consideramos “diferente” una boda entre dos personas del mismo sexo y que ello pueda ser percibido de manera negativa por parte del cliente.

Nada más lejos de la realidad. Para que haya una boda sólo necesitamos a dos personas enamoradas. Entonces, ¿por qué deberías contratar un Wedding Planner Gay Friendly para ayudarte a organizar tu boda?

ORIGEN DEL TÉRMINO GAY FRIENDLY

El término Gay Friendly nación en los 90 en EE. UU., para hacer referencia a aquellos espacios, políticas, personas o instituciones donde encontrar un ambiente de tolerancia hacia el colectivo LGBTI. Aunque la extensión de este término al resto de países fue algo positivo, hoy en día se lucha porque no se quede en tolerancia, sino respeto, apoyo y aceptación.

Una empresa se puede considerar Gay Friendly si cumple con políticas inclusivas y de no discriminación con las personas LGBTI en lo que se refiere a sus trabajadores, sus clientes, proveedores y prensa.

LA IMPORTANCIA DEL DISTINTIVO GAY FRIENDLY

Aunque se han hecho grandes avances en nuestra sociedad aún nos queda mucho por recorrer. Son muchos los usuarios que consideran imprescindible que un establecimiento o proveedor que vayan a contratar sea Gay Friendly. Y es que a nadie le gusta pasar un por una situación desagradable y muchísimo menos organizando su boda.

Se trata de un momento muy especial y todo el proceso de organización forma parte de la experiencia. Las parejas quieren estar 100% seguras del servicio que van a recibir”, comenta Carolina de Vámonos de Bodorrio Wedding Planner.

WEDDING PLANNER LGBTI Vs WEDDING PLANNER TRADICIONAL

¿Posicionarse como Wedding Planner LGBTI me puede hacer perder cuota de mercado? “Aunque nadie reconocería esto abiertamente, es una pregunta que más de uno se hace. He sido testigo de estas discusiones y muchas empresas de organización de bodas tienen miedo a quedarse sin las bodas de iglesia. Como mujer emprendedora considero que es muy importante que desde el principio mi empresa esté impregnada de mis valores, por eso Vámonos de Bodorrio apuesta por la igualdad, la diversidad y la normalización. Pero, sobre todo, apuesta por el amor”, dice Carolina.

EL NEGOCIO DE LAS BODAS EN ESPAÑA

La industria nupcial en España sigue siendo muy tradicional. Poco a poco van llegando nuevas tendencias, pero podemos observar que la mayoría de los blogs de bodas en nuestro país, aunque con excepciones, son de un corte bastante clásico.

En verano organicé una sesión editorial de una boda entre dos chicas y la envié a un blog cuyo nombre no voy a mencionar para su publicación. La respuesta que recibí fue que las fotos eran muy bonitas pero que no acostumbraban a publicar este tipo de fotos. Al solicitar aclaración de lo que quería decir este tipo de fotos me confirmaron que se referían a que era una boda homosexual”, nos cuenta Carolina.

Hasta el sistema burocrático español parece que está hecho para que nos casemos por la iglesia. El papeleo es mucho menos complicado.

Desde la legalización del matrimonio homosexual en 2005 cada vez son más las parejas que se animan a dar el paso y casarse, pero tienen que luchar por hacerse hueco en un sector en el que parece que todo sigue girando entorno a la novia y “lo que se ha hecho toda la vida”.

La aparición de nuevas empresas que apuesten por la innovación supone como mínimo un soplo de aire fresco al sector.

( Información proporcionada por Carolina Cazorla Gavín de “Vámonos de Bodorrio” – Wedding Planer )

 

 

 

 

Últimos establecimientos o servicios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta