Cazamariposas destapa los “trapos sucios” del pasado de la youtuber lésbica Dulceida

1
4302

De ambiciosa, de analfabeta en el dominio de idiomas, de tener un dudoso gusto por la moda y de mentir sobre el hecho de que le van las chicas… son algunas de las lindezas que le han dedicado ayer sus ex compañeros de programa del Cazamariposas a la catalana Aída Domènech, más conocida como Dulceida gracias a Instagram, donde tiene más de millón y medio de seguidores, y a sus vídeos en Youtube donde arrasa. Ayer no salíamos del asombro después de ver los “zascas” que le daban a la influencer lesbiana y eso que en la introducción del reportaje, la presentadora Nùria Marín explicaba que estaba guapísima como protagonista de la foto de la portada de la revista Divinity para después añadir que Dulceida también tenía un “pasado oscuro” que iban a desvelar.

Dulceida delante de un ordenador

El repaso por el pasado que Dulceida comenzaba con el primer post que en agosto de 2008 colgó la influencer que comenzó como bloggera donde contaba que tenía 19 años, que era una gran aficionada a la moda, que el mundo de Internet le estaba abriendo muchas puertas y que se había dado cuenta que su verdadera vocación era ser estilista. Un post que los de Cazamariposas aprovecharon para destacar las faltas de ortografía.

dulceida en sesión de fotos

Pero “el blog se le quedó corto y en menos de dos décadas ha pasado de ser una desconocida a protagonizar la portada de hasta 3 revistas a la vez” señalando que era un “gran salto cualitativo para alguien que plaga de gazapos sus post, inusual para una referente del lenguaje digital y una adelantada del 2.0”, decía la voz en off en tono irónico.

Dulceida con cartel For Fashion Victims Only

El siguiente zasca ponía de manifiesto que Dulceida “promociona marcas que ni siquiera sabe pronunciar”. Sacaban un tutorial de maquillaje de “Kelvin Klein” (Aída patinó con el nombre de la popular marca cuyo nombre real es Calvin Kline).

Y decían de ella que era una “gurú pero del color” por comentarios como éste sobre el “rosa”:

Dulceida gurú de los colores

Sus ex compañeros de Cazamariposas se despacharon a gusto comentando algunas instantáneas sacadas del Instagram de Dulceida para poner de relieve que la influencer “quiso suplir sus carencias interpretativas haciéndose esta serie de fotos”:

Dulceida y modelitos de bolsa de basura

“Promocionando una marca de bolsas de basura”, comenta la voz en off  de Cazamariposas

Dulceida desparramándose por unas escaleras

“Cayéndose con estilo por las escaleras”

Dulceida criando cigüeñas

“Criando cigúeñas”

Dulceida arrepintiéndose de este look

“Arrepintiéndose de este look”

Dulceida luciendo tetas

“O luciendo unas buenas… uñas sucias”

Dulceida con el micrófono de Cazamariposas

Los ex compañeros de Cazamariposas de Dulceida demostraron tenerle una gran envidia cuando comentaron que “A la ambiciosa Aida el blog se le quedó pequeño y se metió en el mundo de YouTube para dar consejos de moda y estética donde, con desparpajo, ha conseguido un millón de suscriptores en el canal e incluso ha recibido premios. Ya en Cazamariposas hablamos de las antológicas meteduras de pata cuando presentaba una sección en nuestro programa y cómo no sabe hablar inglés en la entrega de un premio internacional”, señalaba en el envenenado comentario.

Dulceida presentando a su novio

E incluso sacaron la imagen cuando la influencer-reportera presentó a la audiencia a su chico del que dijo que era “el más guapo del mundo”. Precisamente cuando todo el mundo sabe que Aída tiene otros gustos sexuales y que recientemente se casó con su novia, Alba Paul.

Primera foto de Dulceida

Como guinda del pastel el último dardo envenenado que le lanzaron los de Cazamariposas a su ex compañera fue con la búsqueda de la primera fotografía que la influencer subió a Instagram y el irónico comentario: “Pues tampoco es para tanto. Un selfie en la que se muestra sexy haciendo morritos, con los labios pintados de rojo, un chico detrás excesivamente eufórico y el maldito marco negro que todos poníamos a las fotos cuando empezó Instagram. Esperábamos más de ti, Aida”.

¿Cómo le habrán sentado estos comentarios de Cazamariposas a la influencer? ¿Les dará una respuesta en su canal de YouTube?

Nosotros creemos que ella está ahora ajena a la polémica mientras aparece luciendo pechos (mientras se cambiaba el bikini) en una playa de Miami en la portada de la revista Cuore. Los paparazzis le han pillado “in fraganti” en unas vacaciones que la influencer se ha tomado con su mujer, Alba Paul. Domènech, acostumbrada a explicar algunas interioridades de su vida privada, ha visto cómo esta vez nadie le ha preguntado y directamente le han quitado la intimidad. Una consecuencia con la qué habrá de lidiar al ver cómo su popularidad cada vez crece más.

Dulceida besándose con su mujer

Dulceida publicaba en Instagram esta bonita foto de un beso acuático con su mujer acompañado del romántico comentario: “No podría vivir sin ti, sin tus abrazos, tus sonrisas, tus besos, tus caricias, incluso sin tus enfados de 5 minutos! Te quiero infinito, infinito @albapaulfe”

Se nota que siguen de luna de miel y nos alegramos por la parejita ¡Muy mal para los de Cazamariposas, cómo se nota que la envidia os corroe!

Últimos establecimientos o servicios

1 Comentario

  1. Vergüenza me daría denominar a Aida como la “youtuber lésbica” para crear morbo y visitas.
    Mucho criticarla y “humillarla” por las faltas de ortografía que cometía en sus inicios, pero vosotros habéis intentado corregir el nombre de la marca CK y lo habéis hecho mal. Es ‘Calvin Klein’. Antes de hacer estas mierdas pensad dos veces de quién habláis y el daño que podéis hacer a la persona. Aida no se ha metido con nadie, ella vive su vida y trabaja en lo que le gusta. Repito, vergüenza me daría.

Dejar respuesta