Cataluña sigue registrando una de las tasas de infección por VIH más altas de Europa

0
699

En 2016, el año de su décimo aniversario, BCN Checkpoint se ha situado al frente de los centros comunitarios europeos en el número de diagnósticos de VIH. El centro dirigido a hombres gais, bisexuales, otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y mujeres transexuales, el grupo de población en el que actualmente se concentra la epidemia en todo el continente, realizó un total de 7.737 pruebas rápidas de VIH a 5.542 usuarios y diagnosticó 146 infecciones.

Son unos datos que, puestos en relación con el total de casos registrados en Cataluña en HSH, muestran que BCN Checkpoint, por sí solo, diagnostica de promedio entre el 35 y el 40%. Por lo tanto, tiene un papel fundamental que avala el modelo de intervención comunitaria. A escala europea, el papel de los “checkpoints” en general, es también muy considerable. En países como Portugal, Dinamarca o Grecia, entre otros, su contribución ronda el 20% del total en este colectivo.

Creado en 2006 para dar respuesta al impacto del VIH y promover la salud sexual, BCN Checkpoint atiende cada año más usuarios y, al mismo tiempo, les ha ido ofreciendo una atención a la salud sexual más integral con la incorporación de nuevos servicios: pruebas rápidas del VIH, la sífilis y la hepatitis C, cribado de otras ITS, atención psicológica, prueba de la carga viral y programa de vacunación de hepatitis A y B. También ofrece orientación sobre nuevas estrategias preventivas del VIH como la Profilaxis preexposición (PrEP), aún no disponible oficialmente en España, pero accesible en determinadas circunstancias en el contexto de estudios clínicos que se llevan a cabo en el mismo centro.

Para el director de BCN Checkpoint, Ferran Pujol, son unos resultados que sitúan el centro como un modelo de éxito a escala europea: “En estos diez años, BCN Checkpoint ha promovido un cambio de paradigma en la prevención del VIH en el colectivo, apostando por la estrategia test & offer (diagnosticar y ofrecer tratamiento con el objetivo de prevenir nuevas infecciones y mejorar la salud y calidad de vida de las personas afectadas) y esto ha colaborado decididamente a la reducción del diagnóstico tardío hasta al extremo de que el 60% de las infecciones diagnosticadas en el centro en 2016 tenían menos de tres meses, lo que repercute sin duda en una clara disminución en la transmisión de nuevas infecciones. Por otra parte, los diagnósticos de VIH en BCN Checkpoint se han reducido en 2016 un 15% en relación al año anterior. A pesar de tratarse de datos muy incipientes, de confirmarse en el futuro esta tendencia a la baja, podría ser indicativa de la efectividad continuada de esta estrategia de diagnosticar y tratar con fines preventivos”. Por todo ello, Pujol considera que “podemos afirmar con toda rotundidad que si a día de hoy en Cataluña la epidemia está relativamente estabilizada en los HSH alrededor de 600 nuevas infecciones cada año (entre 700 y 800 en el total de la población) es, sobre todo, gracias a BCN Checkpoint”. Sin embargo, concluye que “sigue siendo una cifra muy elevada, una de las tasas de infección por VIH más altas de Europa, por lo que hay que seguir potenciando todas las estrategias a nuestro alcance para reducir la incidencia”.

Para Pujol, el éxito de BCN Checkpoint se explica por una suma de factores empezando por el hecho de que se trata de un espacio concebido y gestionado por la misma comunidad, donde se facilita el abordaje de la sexualidad de manera abierta, sin miedos , moralismos ni prejuicios: “Debemos apuntar también otro factor determinante como es el haber creado el primer centro de estas características en toda Europa donde poderse hacer la prueba del VIH fuera de entornos clínicos, colaborando a superar las barreras que habitualmente encuentra el colectivo en los servicios sanitarios convencionales y haber sido pioneros en implementar la prueba rápida del VIH. Ya no nos acordamos pero en 2006, cuando abrimos el centro, para saber si se estaba infectado por VIH todavía había que someterse a una extracción de sangre y esperar una o dos semanas para saber el resultado. Y, por supuesto, también hay que destacar que hemos desarrollado un protocolo muy efectivo para facilitar al máximo la derivación hospitalaria de prácticamente todas las personas a quienes diagnosticamos: el mismo día de la detección, podemos ofrecerles nosotros mismos la prueba de confirmación en 90 minutos mediante nuevas técnicas de análisis moleculares de detección de la carga viral y, en caso de resultar positiva, gestionarles una cita con un médico de un hospital de referencia del VIH que en la mayoría de casos se producirá en un plazo de menos de una semana”.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta