El “amor secreto” de la “Primera Dama del Mundo”, Eleanor Roosevelt, era una mujer

0
3391

Tal día como hoy hace 132 años venía al mundo en Nueva York, Anna Eleanor Roosevelt, una de las líderes que más ha influido en el siglo XX, que fue diplomática, escritora y activista por los Derechos Humanos y primera dama estadounidense entre los años 1932 y 1945 por ser esposa del presidente Franklin Delano Roosevelt.

Una mujer adelantada a su tiempo que participó en la formulación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, refiriéndose a ella como “La carta magna de la humanidad” y de la que el presidente Harry Truman se refirió a ella como la «Primera Dama del Mundo» en honor a sus extensos viajes para promoverla igualdad sin distinción de razas, credos, ni sexos.

El activismo social de Eleanor Roosevelt llegó en una época en la que estaba en pleno apogeo los movimientos feministas. Hija mayor de Elliot y Anna Hall Roosevelt y sobrina favorita del 26º Presidente de USA, Theodore Roosevelt, se casó en 1905 con un primo en 5º grado, Franklin Delano Roosevelt, a pesar de la oposición familiar. Con él tuvo seis hijos pero no fueron felices porque muy pronto supo que su marido le era infiel y Eleanor se sentía desgraciada a pesar de que los medios de la época los retrataban como la pareja ideal. Tal vez por ese motivo se volcó con pasión en su carrera.

hickok-y-roosevelt

Frecuentaba círculos intelectuales comprometidos con la defensa de los derechos humanos y el activismo feminista. Y en ese ambiente conoció a finales de la década de los años 20 a Lorena Hickok, una prestigiosa periodista lesbiana que pasaría a ser una persona clave en la vida de la Primera Dama. Fue su consejera personal y alcanzó una posición fundamental dentro de la administración Roosevelt, lo que forjó entre ambas una amistad íntima y profunda durante años.

Una de las amigas de la reportera, Malvina Thompson, le contó a Eleanor Roosevelt que la periodista era lesbiana y eso comenzó a despertar el interés de una mujer que se casó con poco convencimiento.

eleanor-rooselvet-y-lorena-hickhok

Eleanor mantuvo una intensa y pasional relación con Lorena. Se sabe por las más de 3000 cartas que se conservan en las que la Primera Dama le decía a la periodista en 1933: “Me has hecho crecer como persona, por el solo hecho de ser merecedora de ti: je t’aime, je t’adore. Recuerdo tus ojos, con una especie de brillo burlón en ellos, y la sensación de esa esquina suave, justo al noreste de tu boca, contra mis labios…”.

A medida que la Primera Dama adquirió otras responsabilidades lejos de Washington, la relación sufre un distanciamiento: “Querida, sé que no estoy tan disponible para ti, pero te sigo queriendo”, subrayaría Eleanor.

No existen evidencias explícitas de que Lorena Hickok y Eleanor Roosevelt fueran amantes a pesar de que la correspondencia personal deje entrever matices muy elocuentes. Pero la importancia de este relato radica en que hay mujeres que han cambiado el rumbo de la historia como Eleanor Roosevelt que, por desgracia y por imposición de lo que les tocó vivir, jamás pudieron demostrar su amor en público.

Un amor ‘secreto’ que duró toda la vida, ya que las misivas se sucedieron hasta 1962, año en el que falleció la Primera Dama. Se dice que ambas mujeres se amaron a distancia, pero también compartieron viajes a escondidas e incluso fechas tan señaladas como Navidad. Un amor que, aunque escandaloso para la época, el presidente permitía para ‘contrarrestar’ su propia aventura amorosa con Lucy Mercer. Y es que era impensable en aquella época divorciarse del Presidente de los EE.UU..

¡Feliz cumpleaños, Eleanor!.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta