Activista gay musulmán relata el calvario de su secuestro y violación por dos ex militares

0
8213

Ensangrentado y magullado con una bata de hospital y recostado en una camilla. Estas son las terribles imágenes publicadas de Zak Ostmane, de 35 años de edad, un periodista, escritor y activista homosexual de Argelia y uno de los miembros fundadores de Shams France, una organización de derechos LGBTI creada en 2014 para defender a las minorías sexuales en Túnez, Marruecos, Argelia y Libia.

Un portavoz de Shams France denunciaba en Facebook que el pasado fin de semana dos individuos retuvieron contra su voluntad en un hotel de Marsella y le tuvieron secuestrado durante 48 años. Durante su cautiverio le golpearon salvajemente y violaron con brutalidad. “Condenamos este acto bárbaro y despreciable y damos todo nuestro apoyo a nuestro querido amigo”, dice Shams France  en un post en las redes sociales.

En relación a estos hechos, dos hombres han sido detenidos y encarcelados en la prisión marsellesa de Baumettes, después de prestar declaración, acusados como presuntos autores materiales del secuestro, robo, paliza y violación del activista. Los dos sujetos son ambos ex militares. Uno de ellos es ex miembro de la legión extranjera y el otro un legionario desertor, según un diario regional. Al parecer y según relataron los asaltantes, los tres hombres se conocieron la noche del pasado viernes. Uno de ellos le propuso a Zak tomarse una última copa en su habitación de hotel donde, según la víctima, le ataron a una silla, golpearon y le violaron.

Pero esta mañana Ostmane ha reunido fuerzas de flaqueza para relatar lo que le pasó:
“El viernes por la noche fui a la barra de Polikarpov en Estienne d’Orves. Estaba bailando y después de volver a la barra a beber mi cerveza, me sentí mal. Estoy a la espera de los resultados, puede ser de GHB, la droga de la violación que puede explicar mi condición en ese momento. Uno hombre se me acercó y me propuso ir a tomar unas cerveza. En el camino, no me sentía muy bien y me di cuenta que eran dos. Los medios de comunicación han dado una información falsa, diciendo que era yo el que les hizo subir a mi habitación del hotel. Yo vivo en Marsella, no tenía necesidad de tomar una habitación de hotel pero me llevaron a uno. Una vez en la habitación, uno de ellos salió y el otro me dio un puñetazo en la cara y me sodomizó. Entonces me pidieron dinero y se llevaron mi tarjeta de crédito. Les había dado un código falso y regresaron con las manos vacías. Entonces, todavía medio inconsciente, recuerdo que uno de ellos rasgó una sábana y me ataron los tobillos y las muñecas. sin embargo, les pateé en la cara y el torso. Entonces me estrellaron contra la pared y sufrí un shock severo, había sangre por todas partes… Me caí en el suelo, grité con todas mis fuerzas y uno de los hombres sacó un cuchillo de supervivencia y me dijo que me callara o me mataría. Traté de negociar para salir, pero lo rechazaron. El más joven, creo que era inglés, y hablando en un francés más comprensible, parecía tener miedo del primero. El mayor era estadounidense. Me dijo en un momento dado, “Ustedes los franceses vienen a ayudar pero no les gusta Trump. Además, escuchan música negro y árabe”.

El domingo por la mañana Ostmane encontró una manera de escapar de sus atacantes: “Veo por una ventana abierta un coche de policía en la Plaza de la Opera, con dos policías y una mujer policía fuera del coche. Durante 20 segundos dudé y pensé que si no hacía nada iba a morir, así que grité con todas mis fuerzas”. Zak dijo que la policía los detuvo inmediatamente aunque se resistieron porque eran dos hombres muy corpulentos: “La policía se comportó muy bien conmigo, me llevaron a un hospital, donde me quedé más de 9 horas en observación. Me sometieron a muchas pruebas, entre ellas, la del VIH”. 

Yadh Krendel, copresidente de Shams France, aseguró que le ofrece todo su apoyo a Ostmane durante este momento tan traumático: “Shams France y otras organizaciones estamos pendientes de Zak porque es, en primer lugar, nuestro amigo y también una de las personas que hizo realidad nuestro proyecto tan necesario para las personas LGBTI de la región”, aseguró.

Los miembros de esta asociación están buscando el apoyo de los políticos franceses y de las ONGs internacionales para presionar a los países donde la homosexualidad está condenada, especialmente en el Magreb.

Hace unos años, Ostmane explicaba por qué decidió luchar por los derechos LGBTI: “No decidimos. Nunca me dije que un día que iba a ser un activista LGBTI. La lucha por los derechos humanos es fundamental. Lo hice por los repetidos ataques homofóbicos a mis amigos y por ayudarles con sus historias en las que “pseudo-funcionarios” no llegan a decidir lo que son los derechos humanos y lo que no son … nosotros lo hacemos por ellos”.

Ostmane Zak es de origen cabila (las tribus de árabes y bereberes del norte de África). Es de los pocos homosexuales argelinos que han visibilizado su orientación sexual públicamente reivindicando su derecho a vivir con dignidad en su diferencia. Además es autor del libro “Derecho a la diferencia en Argelia: Mi libertad, mi lucha, mi refugio en Francia”, editado a finales de 2016.

Últimos establecimientos o servicios

No hay comentarios

Dejar respuesta